Prevé ingresar 950.000 euros al año

Adrià cobrará entrada por disfrutar de elBullifoundation

Ferrán Adriá, ayer con los estudiantes del nuevo Elbullifoundation.
Ferrán Adriá, ayer con los estudiantes del nuevo Elbullifoundation.


30 de julio de 2011, cierra elBulli. 15 de marzo de 2015, apertura de elBullifoundation, en la famosa Cala Montjoi (Rosas, Gerona). Dos de las fechas importantes en la vida de Ferran Adrià. Ayer lo anunció en un encuentro en el IESE de Barcelona, donde presentó, junto a un equipo de trabajo formado por docentes y alumnos de la citada escuela de negocios, el proyecto de la nueva fundación. Será un auténtico laboratorio creativo en el que se cocinarán ideas, investigaciones y nuevos proyectos culinarios de forma sostenible. Según los cálculos aproximados de Adrià, elBullifoundation generará ingresos de entre 600.000 y 700.000 euros al año.

Desde un punto de vista conceptual, elBullifoundation se articulará, explicó Adrià, a partir de tres ejes: “elBulli 1846, que equivale al número de platos que creó el que fue mejor restaurante del mundo en cinco ocasiones, pero también coincide con la fecha de nacimiento de Auguste Escoffier, padre de la cocina francesa moderna; elBulliDNA, encargado de la investigación y la difusión en internet; y la bulliPedia para la divulgación”.

El equipo del cocinero más influyente del mundo ha trabajado durante tres meses con 17 estudiantes de todo el mundo, que cursan el segundo año del máster de administración y dirección de empresas (MBA) del IESE, para elaborar el proyecto financiero de la fundación, que ya tiene “concretada en un 95%” y que presentará en otoño.

Ferran Adrià escogió, como ya lo hizo en una anterior fase con Esade, el IESE como su “socio intelectual y creativo” para dar un paso más y convertir esta fundación en un centro de innovación vivo, a través de un plan de negocio.

Adrià ha explicado que los ingresos de la fundación procederán en gran parte de la venta de las entradas a los 200.000 visitantes que espera recibir al año, aunque los escolares que visiten elBullifoundation podrán acceder de manera gratuita.

Además de por la venta de entradas (700.000 euros), la restauración supondrá unos ingresos de 87.000 euros y la tienda otros 159.000 euros. En total, suman 946.000 euros.  La fundación cuenta además con la colaboración y donaciones de empresas como Tecnalia y Telefónica, de la que Adrià es embajador. Lo que nunca volverá a ser elBulli es un restaurante al uso. Tal y como aseguró el cocinero, “sólo se servirán comidas en casos puntuales, para recaudar fondos o para causas sociales”.

En su alianza con los estudiantes de MBA del IESE se trabajan con tres posibles lemas: Alimentar la innovación, Alimentar el alma y Alimentar el alma y la innovación. Sobre la elección de la escuela de negocios, Adrià señaló que la elección obedece a los valores que ambas instituciones comparten. “Comunicamos los mismos valores y forma de dirección y trabajo, como ética, honestidad, creatividad como norma y no como excepción, enfrentarse y asumir riesgos, libertad, pasión, trabajo en equipo y ser el primero en llegar y el último en irse”, destacó Adrià.

De su experiencia en elBullifoundation nace un nuevo modelo de negocio que los estudiantes han bautizado como modular, y que da prioridad dentro de las empresas al trabajo por proyectos y sin jerarquías, conforme a la forma de trabajar de la cocina de elBulli. 

Esta colaboración con las escuelas de negocios comenzó a comienzos del año pasado con la iniciativa Desafío Global de Ideas, concurso que ganó la Universidad de Harvard, y en la que se gestó lo que sería elBullifoundation. La leyenda continúa.

Normas