Por "la falta de acción de Deloitte"

Pescanova pide al juez que intervenga la compañía

Asegura que la auditora ha comunicado que no tomará decisión alguna hasta el día 2 de mayo

Denuncia un vacio de poder en la toma de decisiones urgentes

Pide el nombramiento de un segundo administrador o la restitución del consejo

Damm, segundo accionista, critica que Sousa tome medidas en nombre de Pescanova

Manuel Fernandez de Sousa posa en la sala de juntas de Pescanova.
Manuel Fernandez de Sousa posa en la sala de juntas de Pescanova. EL PAÍS

Pescanova ha solicitado al juez de lo Mercantil número uno de Pontevedra la intervención urgente de la firma ante la falta de toma de decisiones por parte de Deloitte, que ha comunicado a la empresa que no llevará a cabo ninguna actuación hasta el próximo jueves, día 2 de mayo.

Grupo Damm, segundo accionista con un 6,2% de la compañía, ha manifestado hoy a través de un portavoz su disconformidad con las últimas medidas tomadas "por Sousa en nombre de Pescanova". Damm añade que ninguna de estas han sido aprobadas por el consejo de administración de la compañía pesquera.

La decisión de Pescanova supone, según ha señalado la compañía gallega, que durante prácticamente una semana Pescanova se encuentre sin gestión ni dirección efectiva, “ausente de toma de decisiones que resultan absolutamente esenciales para el manteniemiento de la actividad”.

En un nuevo escrito remitido al juez, la firma ha justificado su petición de intervención ante el vacio de poder en la toma de decisiones urgentes.

Como ejemplo, la compañía ha informado al juzgado de la comunicación recibida de la filial Pescachile, por la que su gerente general pide la toma urgente de decisiones con respecto a una solicitud de declaración de quiebra a petición de una entidad financiera, mediante la convocatoria de una sesión del consejo de dicha filial, que no se ha podido realizar. “Es extremadamente urgente una actuación inmediata en dicha filial”, ha advertido.

Estos hechos denotan a juicio de la firma gallega la “gravedad” de la situación que se ha originado en Pescanova, lo que requiere, en su opinión, de una respuesta “urgente e inmediata”, mediante la reposición de las facultades de administración y gestión en su consejo de administración, y, en cualquier caso, con el nombramiento de un segundo administrador concursal de entre las entidades financieras acreedoras.

“Su participación activa en el marco del concurso deviene esencial para el logro de la financiación precisa para facilitar una propuesta de convenio que permita la continuidad de la actividad, para la mejor satisfacción de los acreedores y el mantenimiento del mayor número posible de puestos de trabajos”, ha subrayado la compañía.

Ante la falta de designación de un segundo administrador concursal, Pescanova ha trasladado al juez su inquietud y preocupación por los “graves efectos” que la suspensión de facultades de administración del consejo tiene sobre la gestión diaria de la firma, que requiere de una alta especialización y conocimiento, dada su complejidad y dimensión internacional.

En este sentido, en el recurso de reposición remitido ayer al juez, Pescanova cuestiona a Deloitte como administrador concursal de la firma y se pregunta si una firma de auditoría puede gestionar el “día a día” de Pescanova, al tiempo que duda si Deloitte puede negociar, en exclusiva, con las entidades financieras los acuerdos que se hayan de alcanzar para la continuidad de la actividad empresarial de las filiales.

Normas