Fernando Remírez de Ganuza

“La vanidad nos impide muchas veces innovar”

Tiene 62 años y en 1980 fundó su propia bodega, Remírez de Ganuza, para hacer el vino que deseaba

Le puede otra de sus pasiones, la compra y venta de tierras, y el diseño de maquinaria para la elaboración de vino

“La vanidad nos impide muchas veces innovar”

Además de bodeguero, es un gran comerciante. Fernando Remírez de Ganuza, nacido en Meano (Navarra) hace 62 años, fundó su bodega en Samaniego, un bonito paraje de la Rioja Alavesa, en 1989. Se dedica al mundo del vino porque deseaba hacerlo a su manera, sin que nadie le marcara la pauta a seguir. Pero con lo que verdaderamente disfruta es con la compra y venta de tierras, y con la invención de diferentes aparatos o artilugios, como una cinta inteligente para la selección de la uva o un sistema de prensado a través de plástico que se llena de agua. Cuenta con 80 hectáreas de viñedos y en 2012 facturó tres millones de euros, un 14,5% más que en el ejercicio anterior. En 2010 le vendió el 50% de la bodega al grupo inmobiliario Sidercom.

 

Pregunta. ¿Usted llega a esta profesión porque no confía en que nadie pueda elaborar un vino como el que usted tiene en mente?

Respuesta. Me llamaba la atención cómo se podía hacer un vino bueno. Llegué a este sector por soberbia, porque sabía cómo hacerlo, para mí era un mundo nuevo. A mí siempre me ha gustado ir a contracorriente. Por ejemplo, no encontraba la cinta de selección de uva que yo quería y la fabricamos porque queríamos aprovecharla bien. O una las cámaras de refrigeración, o la bolsa para hacer el trasnocho...

P. Lo suyo es la innovación.

R. En Remírez de Ganuza viajamos, pero sobre todo observamos para aprender cosas nuevas. En general, si fuéramos menos vanidosos haríamos las cosas de otra manera. La vanidad nos impide muchas veces innovar. Pero a nosotros nos gusta compartir lo que hacemos, nuestro know how.

P. ¿Y en este contexto de crisis sigue apostando por la innovación?

R. Sin duda, la bodega siempre tiene que mejorar porque la crisis pasará y nosotros seguiremos. Cuanto mejor posicionados estemos mejor nos irá cuando todo esto empiece a remontar. Estamos apostando por el mercado internacional, el 55% de nuestra producción ya lo vendemos fuera de España, en México, Alemania, Estados Unidos y China. Además, hemos aumentado nuestra previsión de ventas. El éxito de la bodega se basa en la constante búsqueda de la calidad, la internacionalización y la innovación.

P. En 2010 dieron entrada a un nuevo socio en la empresa familiar, al vender el 50%de las acciones al grupo inmobiliario de viviendas de lujo Sidercom, perteneciente a José Ramón Urtasun.

R. Cada vez necesito más dinero y seguridad. Quiero pensar en el vino, en cómo hacerlo de mayor calidad. Si pienso solo en cómo hacer el vino más barato, mirando solo las cuestiones económicas, no me puedo concentrar en cómo hacerlo mejor.

P. ¿Es difícil encontrar un buen socio para una empresa con un sello tan personal como la suya?

R. Es fundamental, pero lo bueno es que José Ramón Urtasun y yo tenemos el mismo criterio. Somos amigos, nos conocemos las dos familias. Su principal fuente de negocios es otra, él quería montar una bodega pero tiene mi edad y no tenía tiempo para ello, así que hemos buscado una buena solución.

P. En España el consumo de vino está cayendo, ¿dónde está el futuro?

R. No está en Asia. Para nosotros los mercados más importantes se encuentran en Europa y en Suramérica. Yo no conoceré el mercado asiático y no es el que nos interesa. El mercado chino compra vinos baratos y a mí no me interesa bajar precios sino incrementar la calidad. Nuestros vinos van desde los 20 a los 200 euros. Nosotros somos bodegueros pequeños y yo no quiero vivir del negocio. Tampoco quiero ser millonario, soy rico porque vivo como me gusta.

P. ¿Cómo se consigue hacer marca hoy día?

R. El error es que muchas veces se cree que una marca se hace en poco tiempo, pero una marca se va haciendo a través del tiempo, eso es algo que no se puede comprar. Las bodegas que mejor funcionan son las que llevan tiempo trabajando bien.

P. ¿Rioja está por encima de la marca España en el mercado internacional?

R. Todo lo que sirva para potenciar la marca España es importante, pero el problema es que la mayoría no sabe donde está ubicada nuestra región. Tenemos a buenos profesionales, Gasol, Nadal, Fernando Alonso, La Roja están haciendo mucho por la marca España. Tenemos que potenciarla mucho más en el mundo, y después empezar a regionalizarla.

El embajador de Vega Sicilia en Rioja

Además del vino, le gusta comprar y vender tierras. En dos décadas ha realizado alrededor de 2.400 operaciones. Una de las últimas transacciones ha sido la que ha permitido la entrada de Vega Sicilia y la familia Rothschild en Rioja, donde en breve lanzarán su primer vino, Macan. “Es bueno que una bodega como Vega Sicilia se instale aquí. Es bueno aprender de los que hacen bien las cosas”.

Para Remírez de Ganuza hay dos tipos de bodegueros, el que lo hace para conseguir brillo social y económico, “que fracasa”, y los que lo hacen porque les gusta el vino, “y son los que triunfan”.

Confiesa que es muy observador y ha aprendido de los errores. “No tengo enemigos, tengo amigos y como negociante creo que soy honrado y que se puede hacer negocios conmigo”. Yconfiesa que mientras que la parte personal la domina, en el vino no ha alcanzado la perfección.

Normas