Aumentan especialmente los intentos de estafa de menor cuantía

El fraude al seguro subió un 12% durante 2012

En 2012 se investigaron cerca de 150.000 casos de presuntas estafas

El sector asegurador invierte 9,5 millones de euros en perseguir timos

Un operario retira de la calzada un vehículo accidentado, en la localidad de Cangas de Onis (Asturias).
Un operario retira de la calzada un vehículo accidentado, en la localidad de Cangas de Onis (Asturias). EFE

El fraude al seguro español aumentó un 12% el pasado año, hasta un total de 149.792 casos investigados en 2012 por los 130.959 casos analizados en 2011, según los datos presentados este jueves por la Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y de Fondos de Pensiones (ICEA). Desde que comenzó la crisis, en 2008, el aumento de los casos de fraude ha sido del 50%, según fuentes de la patronal.

Según el informe del organismo, los casos habrían tenido un coste para el resto de los asegurados de 563 millones de euros, “sin embargo, la actuación diligente de las aseguradoras en la detección e investigación de estos fraudes permitió que solo se abonasen 151 millones, lo que supone un ahorro de 411 millones, el 73%”.

Durante la presentación del informe anual, el director general de ICEA, José Antonio Sánchez, ha señalado que una de las principales tendencias registradas durante el pasado año es el incremento del 20% en los intentos de fraude de baja cuantía (inferiores a 500 euros), “que es compatible, aunque no justificado, con el actual escenario de crisis”.

Vuelven el timo del Nazareno

M. M. M.

Uno de los casos que ha sido premiado en el XIX Concurso de Intentos de Estafas al Seguro responde a un timo del nazareno, una modalidad de estafa clásica, que los investigadores llevaban tiempo sin ver. La operativa consistía en que el timador (conocido como el nazareno) se ganaba  la confianza de una empresa proveedora haciendo algunos pequeños pedidos que paga rápidamente. Una vez que la víctima confía en el nazareno, este realiza una compra de mucho más valor. Una vez recibido el producto, el nazareno revende la mercancía y desaparece.

Sánchez ha explicado que las compañías aseguradoras, “en previsión de este aumento del fraude con la crisis”, ya habían empezado a aumentar la inversión en detección y prevención años atrás. En concreto, en 2012 se destinaron 9,5 millones de euros a combatir el fraude en el sector, un 18% más que en 2011, cuando se invirtieron 7,8 millones.

El rendimiento ha sido del 43%, ya que por cada euro invertido en lucha contra el fraude se consigue que el resto de asegurados eviten pagar 43 euros a los defraudadores. No obstante, esta cantidad es menor que la del pasado año, cuando se ahorraron 56 euros por cada euro invertido.

Otra de las principales características del informe del pasado año es la “creciente preocupación” en el sector por la ruptura del nexo causal entre el siniestro y la reclamación, “pues se dan casos en los que las lesiones que se reclaman no tienen nada que ver con el accidente”.

Normas