Encuesta de Población Activa

La crisis se ceba ahora con el empleo público y lleva el paro a 6,2 millones

El ritmo anual de destrucción de ocupación supera el 4,5%, pese a la Semana Santa

La ocupación ya cae el doble (8%) en el sector público que en el privado

La crisis se ceba ahora con el empleo público y lleva el paro a 6,2 millones Ampliar foto

Esta vez sí. La economía española ya ha superado oficialmente los seis millones de parados (6.202.700). La Semana Santa celebrada en marzo no ha servido para aliviar el drama del desempleo, que no encuentra freno, arrastrado ahora por una intensificación del ajuste de la ocupación en el sector público. Así lo refleja la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre del año, que muestra una nueva subida en el número de personas que quieren trabajar y no pueden.

Entre enero y marzo un total de 322.300 personas han dejado de tener empleo. De este total, 237.400 han pasado a estar en paro y otros 85.000 han dejado de estar en activo, esto es o bien han dejado de buscar empleo, por distintos motivos (generalmente el desánimo por la situación del mercado) o bien han salido del país o se han jubilado. Según estos datos, la tasa de paro se ha elevado al 27,1%, tal y como apuntaban las recientes estimaciones del FMI para el mercado laboral español este año.

No obstante la cifra de personas que ha dejado de tener un empleo o, lo que es lo mismo, el número de puestos de trabajo destruidos entre enero y marzo es algo inferior al mismo trimestre del año pasado (-374.000), pero significativamente peor que la de 2011 y 2010. La coincidencia de la Semana Santa en marzo ha podido propiciar esta leve mejoría.

En esta misma línea, el número de desempleados de este primer trimestre también fue algo menor, ya que hace un año se registraron 365.900 parados más frente a los 237.400 nuevos de este ejercicio ya citados anteriormente. Pero igualmente, este dato fue peor que el de 2011.

Estas cifras llevaron ayer al secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, a interpretar que “se está invirtiendo la senda de destrucción de empleo”. Aunque ya no precisó, como en meses anteriores si España estará ya generando empleo neto en 2014.

No obstante, esta mejora no ha sido suficiente para lograr frenar el ritmo anual de destrucción de la ocupación que sigue instalada por encima del 4,5%, apenas dos décimas menos que en el trimestre anterior. Así, en los últimos doce meses han desaparecido los puestos de trabajo de 798.500 personas (490.200 hombres y 308.300 mujeres).

Una de las principales causas de que el ajuste de la ocupación se mantenga en niveles tan elevados es, sin duda, la intensificación del recorte de empleos del sector público. Este trimestre destaca especialmente el mal comportamiento de este colectivo que inició su ajuste al final de 2011 como consecuencia de los ajustes presupuestarios. Con 71.400 empleos menos, la cifra es la peor desde que empezó la crisis.

De esta forma, con esta nueva contracción en los últimos 12 meses la ocupación en el sector público ha caído el 8,32% (258.000 empleados menos), el doble de lo que cayó en este periodo el empleo del sector privado, que se redujo un 3,77% (con 540.200 ocupados menos).

De hecho, desde el segundo trimestre de 2012 la destrucción de puestos de trabajo es porcentualmente mayor en el sector privado que en el público. Y esta diferencia se acrecienta trimestre a trimestre a medida que se intensifica el ajuste del gasto público y, por tanto, se recortan las plantillas de las administraciones. Se da incluso la circunstancia de que en este primer trimestre de 2013, en el sector privado la destrucción de empleo fue de 251.00 personas, la más baja en un primer trimestre desde 2008.

La ocupación descendió este trimestre en todos los sectores. Los servicios encabezaron el ajuste con 170.500 ocupados menos, seguidos de la industria (-66.800); la agricultura (-60.900) y en la construcción (-24.200). En este punto llama la atención el comportamiento de este último sector, que ha pilotado el ajuste en la crisis, pero que parece que ya empieza a tocar suelo. Así, la construcción ha registrado un importante freno en su ritmo de destrucción de ocupación que se acerca al 10% anual desde niveles superiores al 20% que registraba hasta hace pocos trimestres. Aunque algunos expertos a apuntar que aún podría despedirse a algunas decenas de miles de trabajadores más.

Empeora la calidad del mercado

Dicho todo esto dos colectivos que registran datos positivos, pero paradójicamente reflejan cierto empeoramiento de la calidad del mercado de trabajo. Uno de estos sectores es el de los trabajadores autónomos, que ha crecido en 22.100 personas entre enero y marzo y hay 80.600 más que hace doce meses. Esto último representa un importante ritmo de crecimiento anual del 4,1%.

Sin embargo, este dato es aún poco significativo porque aún no se sabe cuánto tiempo se mantendrán en activo, si se tiene en cuenta que muchos de estos trabajadores por cuenta propia lo son porque no han encontrado empleo asalariado y han invertido, por ejemplo, sus indemnizaciones por despido en el arranque de un pequeño negocio. La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha atribuido a las ayudas Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven, aprobada a finales de febrero la generación de más de 20.000 de estos autónomos.

Sin embargo, el empleo asalariado de los jóvenes –para el que estaban destinadas la mayoría de las ayudas de la citada Estrategia del Gobierno- no está registrando tan buenos resultados. Así, entre enero y marzo, en términos generales se perdieron 108.000 puestos de trabajo de menores de 30 años, con lo que uno de cada tres empleos destruidos era de un joven.

El otro sector del mercado de trabajo que registra cifras positivas es el de los empleados a tiempo parcial. Así mientras que en el primer trimestre desaparecieron 385.300 empleos de jornada completa, se crearon 63.000 puestos de media jornada. Se trata de una tendencia iniciada hace más de un año, por lo que en los últimos doce meses se han generado 155.700 empleos a tiempo parcial frente a una destrucción de casi un millón de empleos a jornada completa.

Normas
Entra en El País para participar