Breakingviews

El PIB chino es una cuestión de crédito

El crecimiento del 7,7% del PIB chino en el primer trimestre puede haber estado por debajo de lo esperado. Pero la decepción real es que lo hizo a pesar de un aumento del 58% en la financiación. Pese a que el crédito fluye en la segunda mayor economía del mundo, está yendo a sitios cada vez menos productivos.

Cuando se trata de crear la próxima etapa de crecimiento, lo que importa no es cuánta financiación existe por ahí, sino el incremento de un período respecto al anterior. Es lo que se llama a veces el "impulso del crédito". Más financiación nueva debería llevar, en teoría, a mayores resultados. Por el contrario, si el crédito aumenta, pero menos que en los años anteriores, el 'stock' total de crédito aumentará, pero el crecimiento puede que no. En China, el impulso al crédito por parte de los bancos a las empresas ha ido al revés. Los bancos chinos prestaron un 12% más en el primer trimestre de 2013 de lo que hicieran un año antes. El flujo de nueva financiación a prestatarios privados se contrajo un 8%, creando un obstáculo al crecimiento.

Otros tipos de “sombras” financieras han llenado el vacío. Los préstamos hechos a través de 'trust' empresariales, bonos corporativos y préstamos a través de reconocimiento de deuda (IOU por sus siglas en inglés) crecieron rápidamente. Esto podría ayudar a algunas empresas con escasez de liquidez a seguir a flote.

Los bancos chinos prestaron un 12% más en el primer trimestre de 2013 de lo que hicieran un año antes

Pero no toda la financiación es igual de útil y mucha “sombra” de crédito puede estar yendo a sitios improductivos. El dinero invertido en terrenos y construcción no contribuye a los resultados económicos. La nueva construcción no contribuye al PIB pero es vulnerable a la corrección de los inflados mercados locales de propiedad.

El problema con una menor financiación es simple: se tarda más en crear el mismo crecimiento. Con la tasa actual, China generará 3,06 billones de euros de nueva financiación en 2013, alrededor de la mitad de su pasado PIB nominal. Esto es un aviso urgente de que es la hora de empezar a dirigir el crédito hacia caminos más eficientes.

Normas
Entra en El País para participar