¿Hay que olvidarse de la prima de riesgo?

¿Hay que olvidarse de la prima de riesgo?

Antes de mayo de 2010, pocos españoles sabían lo que era la prima de riesgo. Pero probablemente eran más de los que, hoy, no saben lo que es. Un compañero de la redacción, uruguayo, se confesaba alucinado de que se hablase de ese concepto, el riesgo país, que hasta entonces se asociaba a mercados emergentes, como su país de origen.

La prima de riesgo ha sido termómetro perfecto de la crisis del euro, pues ningún otro indicador ha reflejado mejor los movimientos del dinero: del Sur al Norte de la zona euro. Vender deuda española y comprar alemana. No tanto por una inminente ruptura del euro (aunque sí ha habido episodios en los que ha sido una posibilidad) sino por la convicción de que la fragmentación del mercado (ligada a dicho riesgo de ruptura) iría para largo. Y convenía más tener el dinero a buen recaudo que sufrir por la rentabilidad extra que daban España e Italia.

Largo de deuda española, corto de deuda alemana. Cuando subía el tipo de interés de la deuda española, cuando el mercado nos apretaba, bajaba el tipo de interés de la alemana, que era el destino natural del dinero. Algo lógico, por otra parte, pues el inversor ni siquiera tenía que perder el tiempo con cambios de divisa: todo era en euros.

Pero la larga mano del BCE y, ahora, del Banco de Japón, está cambiado las cosas. El siguiente gráfico muestra las dos regresiones entre el valor del bono español (eje vertical) y el bono alemán (eje horizontal). La primera muestra de datos (arriba) corresponde a 2012 y la otra a lo que va de 2013.



La línea central indica la relación media entre las dos series de datos (bono español y alemán). En 2012 es negativa, esto es, cuanto más alto está el bono español, más bajo tiende a estar el alemán, y por eso la curva es descendente. Esto, además, es coherente con la operativa citada antes: corto de España, largo de Alemania. En 2013 la curva es ascendente y la tendencia positiva, si bien la muestra es mucho menor. Esto quiere decir que, ccuanto más alto está el bono español, más lo está el alemán también. 

¿Qué tiene que ver esto con la prima de riesgo? Si los dos valores evolucionan más o menos a la par, la prima de riesgo no es tanto termómetro. Por ejemplo, la semana pasada el bono español redujo su rentabilidad 25 puntos básicos, mientras el alemán, 10. Así, la prima de riesgo reflejó una caída de 15 puntos básicos, pero el alivio sobre los costes de financiación fue casi del doble. Con lo cual, sí, quizá el coste de la deuda vuelva a ser mejor termómetro que la prima de riesgo. 

Ahora bien, el cambio de modelo, por lo demás, tiene dos consecuencias: una buena y otra no tanto. La buena es que el rescate de España está más lejos, que los costes de financiación son menores y que la ruptura del euro no está sobre la mesa. La menos buena es que, dados estos factores, el mercado aún exige a España 300 puntos más por financiarse a largo plazo. 

Algo normal: los motivos que hay detrás de esta mejora no tienen que ver con un cambio de la percepción sobre España. Por un lado, el BCE ha prometido no dejar que se rompa el euro y, por otro, el Banco de Japón ha puesto en marcha la impresora. Su ambicioso programa de estímulos monetarios incluye compras de deuda a largo plazo, y por eso la reacción positiva ha llegado al bono español a 10 años. Pero todo ha sido a consecuencia de decisiones de política monetaria. 

Así que, al igual que sucedió hace exactamente un año, los bancos centrales están sosteniendo nuestra prima de riesgo y alejando los fantasmas. Pero no de modo definitivo. Hace exactamente un año, aquella tontería del Gobierno de retrasar el presupuesto por las elecciones andaluzas, junto con la pésima gestión del agujero de Bankia nos devolvieron a los pies de los caballos. En este 2013 el Gobierno ya ha enfadado a Bruselas con las mentirijillas de Montoro con el déficit. Así que, hoy por hoy, la prima de riesgo no es tan relevante como era. Pero puede volver a serlo en cualquier momento.

Sígueme en Twitter @Nuno_Rodrigo5 o pinchando aquí.

Comentarios

Llevamos años obsesionados con la famosa prima de riesgo. Ha sido el debate central de los periodistas económicos. Su prima dona. Y lo que no terminan de entender es que la prima de riesgo nunca ha sido tan determinante en nuestra crisis particular. En 2012 tuvimos la prima más elevada de nuestra historia, y sin embargo, el endeudamiento medio (agregado) durante el mismo periodo fue incluso menor que antes de la crisis. Es decir, en 2008, antes de la crisis, nos endeudábamos a tipos medios agregados más elevados que en 2012. El problema no es el interés medio ni la prima, sino que nuestro volumen de déficit es gigantesco. No es lo mismo pedir prestado 30.000 millones al 4%, que 90.000 millones al 4%. Ese es el núcleo del problema, pero parece que los periodistas económicos no terminan de entenderlo.saludos
La prima de riesgo de España llega a superar los 500 puntos porque un programa informático te dice como compensar pérdidas y asegurar una rentabilidad en todo tipo de escenarios. Si se llega a una posibilidad de que el euro se rompa del 5%, el programa te dice que debes aumentar la cartera de bonos alemanes aunque paguen mucho menos y disminuir la de deuda española o italiana aunque paguen mucho más, porque el efecto de cambio en la moneda alzaría la rentabilidad en marcos y lo rebajaría en pesetas o liras. Si se eleva la posibilidad al 10%, hay que vender más deuda española y comprar más alemana. Y si baja pues al revés. De ahí que en los plazos cortos la rentabilidad de Alemania estuviera en negativo. ¿Que otro sentido tiene comprar deuda alemana a un año al -0,3% de interés?, ¿por qué comprar algo con lo que pierdes dinero?. Por eso, y con razón el FMI dijo que la prima de riesgo no reflejaba el riesgo por fundamentales, que como máximo sería de 200 puntos. Ahora, el riesgo de ruptura del euro es mucho menor y la prima empieza a reflejarlo, comienza a haber una mejor percepción de España, pues todo parece indicar que la deuda pública quedará en el momento máximo en torno al 100% del PIB, y hasta el 120% se puede considerar sostenible. Pero, aunque baja la rentabilidad de España, la prima no lo hace tanto cuando en realidad lo debería hacer más por subida de la deuda alemana por un factor externo. El efcto externo se llama Japón. (Luego continúo).
Japón hace bajar la rentabilidad del bund alemán. El programa informático dice que la deuda pública AAA en euros es mejor que en yenes, y esto es así para un japonés, para un americano, británico o europeo, porque a todos les afecta por igual el tipo de cambio euro-yen. Si Japón se lanza a emitir dinero (ojalá les salga bien) su moneda tenderá a caer, como ya está haciendo, con lo que es mejor tener el dinero en euros. Ese ajuste de carteras hace que el bund alemán baje cuando si solo se mirara al mercado euro debiera estar subiendo. Se supone que cuando se ajusten las carteras, el bund tendrá que ir subiendo su rentabilidad. Pero cualquiera se atreve a hacer pronósticos, cuando todo cambia de una semana a otra.
Vd. obvia algo fundamental: los bancos centrales tienen la facultad de intervenir en los mercados a través de la política monetaria y eso es algo habitual. Lo raro es que se desentiendan, que miren para otro lado, como ha estado pasando en Europa hasta hace muy poco. ¿O es que EEUU no está soportado por la Fed? ¿Qué decir de Inglaterra, que tiene un déficit del 8% y cuya credibilidad está soportada por su independencia monetaria? ¿Y Japón? Hombre, no seamos tan negativos: que el BCE esté ayudando con su política monetaria entra dentro de lo razonable, no de lo excepcional.
Estoy con pepe. Lo increible es que el BCE se absuviera de imprimir QE type y aun se niegue a hacerlo en las dosis necesarias...perr bueno, sea lo que sea, algo es algo.El problema fundamental es que esta impresión genera riesgo moral a los austeristas. Se pueden llegar a creer que las politicas fiscales austeras suicidas funcionan porque bajan esos diferenciales. En cambio esos diferenciales bajan únicamente si los mercados se creen que el banco imprimirá. Vamos, como dice Soros, un pais con moneda propia debe tener los tipos a cero o negativos.. si no los tienes es que eres o una colonia o un país de tercer mundo que necesita moneda fuerte para comprar mucha producción al extranjero.Hay un post de Krugman, otro de Weisentha y el de Sorosl imprescindibles. Os los dejo aquí:http://krugman.blogs.nytimes.com/2013/04/08/the-ecb-omt-and-moral-hazard/http://www.businessinsider.com/french-borrowing-costs-are-plummeting-2013-4 Realmente parece que los inversores empiezan a creerse que Francia tiene moneda propia..Eurobonds or else....http://www.project-syndicate.org/blog/a-european-solution-to-the-eurozone-s-problem
La gente aun no lo comprende, son dos maneras de mirar al mundo equivalentesANTES DEL EURO:En el norte tenian una moneda fuerte, superavit por cuenta corriente (acumulaban pesetas, liras, etc) baja inflacion, bajos tipos de interes y gobiernos con bajos defitic fiscales. En el Sur teniamos monedas debiles, deficits por cuenta corriente, alta inflacion, enormes tipos de interes y gobiernos endeudados. Cada cierto numero de anios los paises del sur devaluaban sus monedas (es decir hacian un default encubierto al decirle a los alemanes que las pesetas que tenian guardadas valian menos) y se ganaba una competitividad momentanea.DESPUES DEL EUROPues aun estamos pendientes de ver que pasa cuando un pais tienen problemas para pagar sus deudas. Por mucha regulacion que haya es una situacion que siempre pasara, al igual que siempre habra un numero de ciudadanos o empresas que no puedan pagar sus deudas.La verdad es que a mi lo que me sorprende es que con lo mal disenado que esta el Euro haya durado tanto. Especialemente tras un default en Grecia que solo afecto a inversores privados y un corralito en Chipre.
Normas