El Gobierno luso estudia una salida al 'no' del Constitucional a los recortes

Portugal pone a la UE en un nuevo aprieto

El 'no' del Constitucuional portugués a los recortes pactados obliga a una salida de emergencia

El primer ministro luso, Pedro Passos Coelho, en un debate en el Parlamento el 5 de abrill de 2013.
El primer ministro luso, Pedro Passos Coelho, en un debate en el Parlamento el 5 de abrill de 2013.

La sentencia del máximo tribunal portugués, que invalida varias medidas de austeridad exigidas por la troika, abre un agujero de unos mil millones de euros en los presupuestos del país y pone en riesgo sus metas de déficit. or eso, el Gobierno portugués se ha reunido hoy en un consejo extraordinario de ministros presidido por el primer ministro, el conservador Pedro Passos Coelho, para estudiar posibles soluciones que salvaguarden el rescate del país, que cumple dos años. La UE ha entregado ya 62.000 millones de euros de un rescate de 78.000 millones.

 Mientras el Gobierno se reunía en Lisboa, el mayor sindicato del país, la central comunista CGTP (Confederación General de Trabajadores de Portugal) iniciaba en Viana de Castelo, en el norte luso, otra medida de protesta contra la política de austeridad. El secretario general del sindicato, Arménio Carlos, pidió al jefe de Estado, el también conservador Aníbal Cavaco Silva, que “haga un favor al país” y cambie al primer ministro. Passos Coelho llegó al poder en las elecciones anticipadas que siguieron, en junio de 2011, al rescate financiero. Su gestión ha sido difícil, y ha estado dominada por las críticas unánimes. La CGTP, como el resto de la oposición, considera desautorizado al Ejecutivo por el dictamen del Constitucional contra su política económica, emitido ayer y solicitado por el propio presidente luso, los partidos de izquierda y el Defensor del Pueblo.

En el inicio de una “marcha contra el empobrecimiento” que recorrerá el país y llegará a Lisboa la próxima semana, Carlos llamó a la “lucha” contra la política del Ejecutivo y el “moribundo” Gobierno de Passos Coelho.

Consecuencias
Hoy, el país se ha despertado con el impacto político de la decisión de los jueces sobre la mesa. Su veredicto anula la retirada de las pagas extras para funcionarios y pensionistas, entre otras normas. La prensa es unánime: las cionsecuencias pueden ser brutales.

Ya han saltado muchas voces entre expertos que aseveran que una nueva negociación con la troika es la única salida al embrollo. El objetivo, que ésta relaje los plazos. No sería algo inédito: en la última inspección llevada a cabo en Lisboa, hace tres semanas, ya decidió ampliar la meta del déficit portugués para este año del 4,5% al 5,5%.

Normas