Maurice S. Reznik, consejero delegado de Maidenform

“Hacemos que la mujer se sienta sexy todos los días”

El primer ejecutivo de una de las marcas de lencería con más historia habla del éxito de la firma

“Hacemos que la mujer se sienta sexy todos los días”

En los últimos años, una prenda de la que poco se hablaba, asociada a las abuelas o a una intimidad no confesada, ha pasado a tener cierto glamour gracias a marcas como Spanx o Maidenform. Las famosas han comenzado a reconocer que las usan para lucir tipo, por lo que ha habido un fenómeno de moda en el mundo. Maurice S. Reznik (Buenos Aires, Argentina, 1954), consejero delegado de Maidenform, en un reciente viaje a España, cuenta los planes de la firma, nacida en 1922 en EE UU y vinculada a invenciones como los sostenes modernos.

Pregunta. ¿Qué tiene de diferente Maidenform?

Respuesta. Tiene una historia de más de 90 años. Hemos tenido muchas invenciones a lo largo de estos años, una historia ligada a la innovación. Por ejemplo, con la línea comfort devotion, la mayor introducción en la historia de la compañía, hacemos que cada parte del cuerpo de la mujer se sienta lo más confortable posible. Y hacemos que la mujer se sienta sexy todos los días llevando algo cómodo pero muy femenino.

P. ¿Cuál es la clave para que una empresa dure 90 años?

R. Relevancia. Sin relevancia no ocurre nada. Relevancia en producto, en relación calidad-precio –no es el más barato ni el más caro– y en la marca, que sea parte de cada momento de la mujer.

P. ¿Cuál es su producto más icónico?

R. One fabulous fit. Inventamos el primer sostén que se ajusta a los cambios de la mujer. Y cambió la industria. Eso fue en 2001. En ese momento las ventas de nuestra compañía eran de 115 millones de dólares. El pasado año fueron superiores a los 450 millones. También somos la firma más grande de moldeadores y fajas, que representa el 40% de nuestras ventas.

P. En los últimos años les ha surgido la competencia de Spanx, sobre todo gracias a la asociación con famosas y glamour. ¿Cómo les ha afectado?

R. Es una competencia muy importante. Nuestra posición es diferente. Tengo mucho respeto por Spanx, pero nuestra obsesión es el producto. Nuestras fajas son muchísimo más cómodas. Aunque el segmento de fajas está creciendo, por lo que hay espacio para Spanx y para nosotros. De cada 10 mujeres, solamente dos utilizan todavía estos productos.

"Nuestro plan es crecer en El Corte Inglés"

Reznik reconoce, intercambiando el inglés y un español con acento argentino de sus orígenes, que la empresa está interesada en comprar otras compañías. “Estamos mirando varias cosas. Buscamos adquisiciones, porque no tenemos deuda y tenemos una gran capacidad para comprar. Queremos una compañía que haga lo que nosotros hacemos, pero que nos haga crecer más rápido a nivel internacional. O una compañía que haga prendas para deportes”.

En España, su negocio principal está en El Corte Inglés, donde disponen de 90 puntos de venta, también con la marca de Dona Karan. “Nuestros planes en España pasan por crecer en El Corte Inglés”.

P. Un producto que no era nada glamuroso hasta que las famosas hablaron de él.

R. Sí, ahora este segmento es más importante. Ya no hay un estigma para las fajas. Ahora, cuando ves los Oscar, las actrices confiesan a las cámaras que lucen bien porque llevan una faja. ¡Ojalá dijeran que llevan una de Maidenform!

P. Para la alfombra roja, ¿ustedes también se preocupan de que las actrices lleven sus productos?

R. Por supuesto. Trabajamos muy duro con los publicistas y estilistas de las actrices.

P. Lady Gaga dijo que llevaba una faja suya…

R. Sí. Yo siempre hablo de ese caso, pero hemos tenido mucho más éxitos con actrices. Lo que pasa es que en algunos casos no se pueden decir.

P. También se hizo una referencia en la serie Mad Men a la marca, ¿cómo les beneficia?

R. Muy positivamente. Hemos tenido muchísima publicidad. La diseñadora de vestuario de la serie es nuestra embajadora y colabora también para nosotros.

P. ¿Repercute en las ventas?

R. Es muy difícil establecer una conexión directa. Pero todo ayuda.

P. ¿Dónde producen ustedes?

R. En Asia o Israel.

P. ¿Qué buscan de los proveedores?

R. En Bangladesh buscamos precio, porque la mano de obra es barata. Y hay materias primas que solo se consiguen en China o Indonesia. En China, la tecnología para algunos productos es increíble, cosas cosidas con láser para que no tengan costuras. Hay prendas que pesan como plumas. La tecnología ha cambiado increíblemente.

P. Todos los productores textiles en Asia deben ser vigilantes con sus proveedores, con materias primas y mano de obra. ¿Cómo garantizan ciertos principios?

R. Tenemos unos principios muy estrictos. Casi todos nuestros clientes mandan inspectores para comprobar que nuestras fábricas están bien ventiladas, que no tenemos obreros menores de edad. Por ejemplo, nuestro mayor cliente es Wal-Mart y ellos van a revisar nuestras fábricas todas las semanas. Y nosotros también tenemos un grupo con estándares muy estrictos. Sabemos que podemos fabricar mucho más barato si cerramos los ojos y vamos a fábricas que no tienen cierta regulación. Pero tenemos una marca con conciencia.

P. ¿Por qué todavía no venden en China?

R. Porque es muy complicado. La mayoría de las compañías que entran en China no tienen éxito. Demandan una inversión muy importante. Por ahora, es más fácil entrar en otros países que conocen nuestra marca.

Normas