Chipre prevé cerrar el pacto antes del jueves

Nicosia ultima varias subidas de impuestos para cumplir con la troika

Chipre ha empezado a retirarse del foco mediático internacional, pero las negociaciones para cerrar las condiciones del rescate con la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) aún no se han cerrado.

De acuerdo con fuentes gubernamentales, citadas por la agencia Efe, “el próximo jueves habrá un encuentro con el grupo de trabajo del Eurogrupo y para entonces todo tiene que estar completado”, aseguró el portavoz.

En la recta final de las negociaciones todavía quedan flecos por resolver en distintos ámbitos, entre ellos en el sector bancario, energético, en las finanzas públicas, en cuestiones relacionadas con medidas de ajuste económico y en el sector público.

Algunos medios chipriotas filtraron ayer el borrador del memorando de condiciones que Chipre debe cumplir a cambio de obtener una inyección de 10.000 millones de euros. Entre los objetivos generales figura alcanzar un superávit del 1,2 % en 2016, algo que el Gobierno chipriota ve irrealizable.

Entre los puntos que figuran en el borrador, y que fueron una de las condiciones impuestas a priori por la troika, está el aumento del impuesto de sociedades del 10% al 12,5% y el incremento del impuesto sobre el valor añadido (IVA), del 17% al 18% este mismo año, y al 19% el próximo. Además, figura el compromiso de privatizar una serie de empresas públicas o semipúblicas, entre ellas la compañía eléctrica, la telefónica o la gestión de puertos. Parte de las medidas incluidas fueron aprobadas ya por el Parlamento en diciembre pasado.

Independientemente del memorando, el Gobierno de Nikos Anastasiades se ha propuesto sacar adelante un programa urgente de reactivación económica, con ventajas fiscales para los inversores extranjeros y exenciones para las empresas que reinviertan sus beneficios. Entre las medidas de ajuste que se discuten figura el recorte de los salarios del sector público en un 5 % y el despido de 2.000 empleados dependientes del ministerio de Educación.

En su primera entrevista en el diario Fileleftheros tras su acuerdo con el Eurogrupo, el presidente, Nikos Anastasiades, aseguró este fin de semana que el recorte de salarios o puestos de trabajo en el sector público no está sobre la mesa de negociaciones.

Sin embargo, su ministro de Finanzas, Mijalis Sarris, había señalado unos días antes, que no esperaba que fuera necesario un “recorte significativo” en los salarios públicos, sin excluir que lo vaya a haber.

Venta de filiales bancarias
Otra de las medidas adoptadas por el Gobierno chipriota es que el Banco de Chipre haya decretado la paralización de sus operaciones en Rumanía durante una semana, mientras busca cómo vender sus sucursales en el país balcánico. Esta entidad ha entrado en un proceso de reestructuración y busca fórmulas para obtener ingresos, según explica la entidad en un comunicado emitido ayer.

En caso de que el Eurogrupo dé luz verde al memorando, el acuerdo debería ser votado posteriormente en los Parlamentos de los países de la Unión Europea cuya legislación así lo exige. De acuerdo a los medios chipriotas, está previsto que el Parlamento alemán vote en la tercera semana del presente mes de abril.

El país eliminará el vetopara los casinos

El Gobierno de Chipre levantará las actuales restricciones a la actividad de los casinos en el país en la isla en el marco del paquete de medidas para reactivar la economía chipriota, después de que el rescate pactado con sus acreedores internacionales implique una drástica reducción de su sistema financiero. Tras reunirse con los miembros de su Gobierno, el presidente chipriota, Nicos Anastasiades, indicó que este plan de reactivación económica será sometido a la aprobación parlamentaria en los próximos 15 días. Hasta la fecha, tan solo estaba permitido realizar actividades realizadas con los juegos de azar en el norte de la isla, la zona controlada por Turquía.
La medida anunciada ayer por el presidente del país, Nicos Anastasiades, ha causado malestar entre las autoridades religiosas chipriotas, con gran influencia política, y que siempre se habían opuesto a la instalación de casinos en la isla.

Normas
Entra en El País para participar