En las factorías españolas

La producción de vehículos retrocedió un 4,4% en febrero

La caída de la demanda europea complica los avances

La fabricación de vehículos en las factorías españolas cayó un 4,4% durante el mes de febrero, invirtiendo la tendencia iniciada en diciembre continuada en enero, con subidas cercanas al 10%.
En el acumulado del año se han fabricado 383.700 unidades, 204.604 de ellas correspondientes al mes pasado, lo que significa un avance del 2,6% con respecto al mismo periodo de 2012, según los datos de la patronal de los fabricantes, Anfac.

La producción en las fábricas españolas

Débil mercado: las caídas de ventas, de dos dígitos, en los principales importadores llevó a un descenso de las exportaciones del 2,2% en febrero.

Objetivo: la previsión es cerrar 2013 en 2,2 millones de vehículos producidos, un 11% más que en 2012.

Ajustes: las fábricas siguen acometiendo planes de estructuración para ajustarse a la demanda.

La caída de las exportaciones se presenta como el motivo principal para el retroceso. Estas se contrajeron un 2,2% con respecto a febrero de 2012, lo que impacta de forma directa en los resultados totales, ya que el 86% de lo que se produce en las factorías españolas tiene su destino fuera de nuestras fronteras. Pese a ello, en lo que va de año las exportaciones han crecido un 4%.
Como reconocen desde la patronal, los resultados son inferiores a los esperados. El objetivo para este año es acabar en 2.200.000 vehículos producidos, lo que supondría un avance del 11% con respecto a 2012. La tendencia actual no permitiría llegar a esos resultados, por lo que se señala a la exportación a nuevos mercados emergentes como la herramienta que pueda compensar las caídas en los mercados tradicionales. Según Anfac, la apertura a países emergentes ayudó a amortiguar la caída de la producción, aunque aún es pronto para divisar una tendencia en este sentido.

Si las ventas solo crecen de forma destacable en los mercados emergentes, allí ha de enfocarse la producción. Porque, si el mercado europeo en general atraviesa una etapa de estancamiento, algunos de sus principales mercados, que también lo son para las exportaciones de vehículos producidos en España, continúan en un pronunciado declive. En febrero, las matriculaciones en Alemania se contrajeron un 10,5%, un 13,5% en Francia y un 17,4% en Italia, caídas que ya se registraron en enero y en los últimos meses del año pasado. La evolución del mercado doméstico tampoco invita al optimismo, al seguir registrando caídas en las ventas mes a mes, solo amortiguadas por los planes de ayuda.

La producción de turismos, que acaparan el mayor volumen del total, sí se mantuvo estable en febrero, cayendo un 0,86% respecto al año anterior, así como su exportación, con un mínimo avance del 0,01%. Donde se registraron las caídas más importantes fue en la fabricación de vehículos del segmento de los todoterrenos, con un retroceso del 32%, y de los comerciales ligeros, también cerca del 30%.

Precisamente, el segmento de los vehículos comerciales vive un momento aún peor que el de los turismos en cuanto a ventas a nivel europeo. Según los datos publicados ayer por la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (ACEA), sus matriculaciones en febrero descendieron un 13,3% en febrero, con importantes caídas en Italia (-31%) y en Alemania (-14,4%). En España, la caída acumulada en los dos primeros meses el año ha sido del 18%, a la espera de que se pusiese en marcha el plan PIMA Aire, que ya ha recibido casi 1.200 reservas.

700 nuevos empleos en las fábricas de Renault

Renault confirmaba ayer que pondrá en marcha a partir de los últimos días de mayo un segundo turno en la fábrica de montaje de Valladolid, para reforzar la producción del nuevo Captur, que se fabrica íntegramente en España para todo el mundo, en el inicio de su comercialización.
La medida significará la contratación de cerca de 700 nuevos trabajadores con una duración de al menos seis meses: 500 irán a carrocería y 200 se repartirán entre motores y las instalaciones de Sevilla. Unos 50 se trasladarán desde la fábrica de Palencia, en la que se produce el Renault Mégane, líder de ventas durante casi una década, a Valladolid.
Que estos nuevos empleados continúen o no en sus puestos pasados al menos seis meses dependerá de la respuesta del mercado al nuevo modelo, que saldrá a la venta a finales de abril y que es el estandarte del plan industrial 2014-2016 firmado en noviembre del año pasado, que garantiza la actividad en las instalaciones que Renault tiene en nuestro país.
La implantación del segundo turno implicará que la producción pase de 300 unidades a 600 al día, siempre sujeta a los cambios en la demanda, y tendrá un efecto inmediato en los más de 60 proveedores que trabajan con la factoría vallisoletana. El anuncio supone un anticipo de ese nuevo plan industrial, fruto de las negociaciones entre empresa y sindicatos con el fin de mejorar la competitividad de las fábricas.
Carlos Tavares, director general delegado del grupo Renault y número dos tras Carlos Ghosn, destacó “la calidad del diálogo social” de ambas partes y que fructificó en el acuerdo que se alarga hasta 2016.
El propio Carlos Ghosn destacó recientemente la competitividad y flexibilidad de las fábricas españolas.

Nuevo entorno

Algunas de las 17 fábricas dedicadas a la automoción presentes en España enfrentan el futuro de forma desigual. Nissan ratificó la semana pasada el acuerdo que garantiza el futuro de Barcelona y Ávila. La fábrica de Seat en Martorell espera que VAG decida producir allí un nuevo SUV, y Renault ya asignó a Valladolid su plan industrial. Opel, en cambio, apremia a Figueruelas a aprobar un nuevo convenio colectivo.

Normas
Entra en El País para participar