El banco mejora las prejubilaciones al 75% del sueldo

Santander y sindicatos confían en pactar el ajuste antes de la junta

Mejora del 70% al 75% del salario a los empleados que se prejubilen.

En las bajas incentivadas ofrece 45 días por año trabajado.

El presidente de Banco Santander, Emilio Botín.
El presidente de Banco Santander, Emilio Botín. EFE

Sindicatos y representantes de Banco Santander y Banesto mantuvieron ayer una nueva reunión para intentar acercar posiciones sobre las condiciones del ajuste de plantilla, de entre 3.000 y 3.500 empleados, que la entidad financiera tiene previsto acometer dentro del proceso de la integración de Banesto.

Fuentes sindicales aseguran que esperan que “se produzcan avances en los próximos días y que la empresa mejore su propuesta”. De hecho, confían en poder llegar a un acuerdo con el banco antes de la celebración de la próxima junta general de accionistas de Santander, que tendrá lugar el día 22 de este mes. La siguiente reunión entre los sindicatos y los representantes de la empresa está fijada para este viernes.

La entidad mejoró ayer su oferta inicial del 70% del salario hasta el 75% para aquellos empleados que se prejubilen y el mantenimiento de las aportaciones al plan de pensiones a los 63 años.

La propuesta del banco que preside Emilio Botín afecta a los empleados de más de 58 años y de más 55 años si son trabajadores de Madrid, una de las regiones que más se verá afectada debido a las duplicidades en servicios centrales.

Los sindicatos aún consideran esta oferta insuficiente y reclaman que se llegue hasta el 90% del salario, en línea con lo que se venía aplicando hasta ahora en las prejubilaciones llevadas a cabo en ambas entidades financieras.

Además, “y ante la inseguridad en la que estamos inmersos respecto de la legislación sobre la edad de jubilación, hemos exigido una cláusula de garantía para el caso de que llegada la edad pactada, no sea posible la jubilación legal”, señala CC OO en un comunicado.

En el acuerdo alcanzado en Bankia, entidad nacionalizada que acordó abonar en las prejubilaciones el 60% de la retribución total bruta, ya se incluía una cláusula de este tipo para proteger a los afectados de posibles cambios en el acceso a la jubilación si se materializan las reformas que estudia Empleo.

Bajas incentivadas

Respecto a las condiciones de las bajas incentivadas también se produjeron ayer algunos avances. Santander y Banesto ofrecen ahora una indemnización equivalente al máximo legal establecido en los despidos improcedentes (45 días por año trabajado hasta febrero de 2012 y 33 a partir de la reforma laboral) frente a los 33 días de la propuesta inicial.

En este sentido, tanto CC OO como UGT exigían que las compensaciones económicas a las salidas voluntarias se situaran por encima del máximo legal, por lo que consideran que las condiciones planteadas por Santander y Banesto no suponen un incentivo. También insisten en que se garantice el carácter voluntario de las bajas y la ausencia de presiones para acogerse al plan.

Este programa de salidas, cuyo número exacto la entidad no ha concretado, se llevará a cabo en un periodo de tres años. A finales de 2012, la plantilla en España del grupo que preside Emilio Botín ascendía a 27.016 empleados, de los que 17.880 correspondían a la red de Santander y los 9.136 restantes a Banesto.

Homologación de las condiciones laborales

Otro punto que queda por cerrar en el marco de la negociación entre los representantes de Santander y Banesto y los sindicatos es la homologación de las condiciones laborales de ambas plantillas en puntos como las pagas incluidas en convenio colectivo, fondos de pensiones, el sistema de días de vacaciones o las condiciones de acceso a productos bancarios como las hipotecas. Aquí las centrales demandan que se apliquen en la mayoría de los casos los baremos de Banco Santander.

Los sindicatos piden que se unifiquen las condiciones salariales con “la mayor brevedad posible”, en concreto para junio de este año y que en marzo de 2014 todos los empleados cobren las 2,75 pagas. La entidad financiera, por su parte, reconoce la pensionabilidad en 2013 de 1,5 pagas de beneficios y de dos pagas para 2014, que en el caso de Banesto no se producirían hasta 2018. Además, propone adelantar la media paga de beneficios de Banesto de diciembre a junio de este año y para 2014 cobrar la paga completa ese mes.

En lo que se refiere a las vacaciones también hay todavía alguna discrepancia. La entidad ofrece unificar los días libres en 24 días laborables, el sistema actual en Santander. Las centrales piden que sean 24 días más uno adicional.

Los tipos de interés aplicados a las hipotecas son otro punto de desencuentro. Los sindicatos quieren que se rebaje los aplicados a los empleados de Banesto, mientras que la entidad asegura que la cartera viva de créditos debería mantener las actuales condiciones al ser complicada su novación.

Por último, Santander y Banesto han señalado que pretenden agotar el plazo legal de un año para unificar los sistemas de planes de pensiones de ambas plantillas, algo que aceptan los sindicatos.

Normas
Entra en El País para participar