A fondo

La foto contra el paro ansiada por Rajoy

El presidente convoca a los agentes sociales para explicarles el pacto por el empleo juvenil

Entre las medidas que quedan por aprobar están el compromiso con Bruselas para dar empleo o formación a los jóvenes en los cuatro meses siguiente a terminar sus estudios.

El presidente de la CEOE, Juan Rosell (izquierda) y los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez (centro), y de CCOO, Ignacio Fernández Toxo (derecha), tras la reunión con la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, para dar el visto bueno a las medidas de choque del plan de empleo juvenil.
El presidente de la CEOE, Juan Rosell (izquierda) y los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez (centro), y de CCOO, Ignacio Fernández Toxo (derecha), tras la reunión con la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, para dar el visto bueno a las medidas de choque del plan de empleo juvenil. EFE

Cuando la ministra de Empleo, Fátima Báñez, convocó a los máximos líderes de la patronal y de los sindicatos el 14 de febrero para presentarles las líneas de las medidas de choque sobre el empleo juvenil que aprobaría al día siguiente el Consejo de Ministros y que, en teoría recibió el visto bueno de los agentes sociales, el ambiente era algo frío y distante; nada tenía que ver con otras ocasiones en las que se han cerrado medidas laborales .

 Las imágenes de esa reunión salieron aquella noche en los telediarios y al día siguiente en los periódicos, acompañando informaciones que contaban que el Gobierno y los agentes sociales habían cerrado un paquete de medidas “de choque” para luchar contra el paro juvenil, que afecta a más de la mitad de los menores de 25 años.

Para llegar a este documento con poco más de una decena de medidas, el Gobierno había celebrado más de 300 reuniones en los tres últimos meses; y, sin embargo, llamaba la atención que ninguna de las tres partes implicadas quería hablar ni de negociación ni de pacto.

El Gobierno sabía, porque así se lo habían dicho, sobre todo los sindicatos, que no querían presentar el documento como un acuerdo del diálogo social, ya que las centrales siguen inmersas en una estrategia de lucha contra la política económica del Ejecutivo en general y, contra la reforma laboral, en particular.

Pero eso no quiere decir que los agentes sociales fueran a renunciar a negociar el reparto del pastel que implican los incentivos a la contratación y formación de jóvenes.

Por eso aquel día no se escenificó ningún pacto por el empleo. Pero el Ejecutivo no ha renunciado a rentabilizar este acuerdo de forma pública. Sobre todo de cara a Bruselas, que es de donde va a salir una buena parte de los 3.500 millones que se destinarán a la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven.

La propia Ministra de Empleo, acudió recientemente a Bruselas donde declaró que el Gobierno español “había hecho los deberes”, algo que tuvo escaso eco en los medios.

En este escenario, Moncloa ha decido tomar las riendas y escenificar públicamente un acuerdo con patronal, sindicatos y otros colectivos de emprendedores, sobre esta Estrategia de empleo juvenil, que cuenta con cien medidas para combatir el desempleo de este colectivo.

Tras las once o doce medidas más urgentes y de mayor calado incluidas en un Real Decreto ya publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE), el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha convocado hoy a los líderes patronales y empresariales en la Moncloa para explicarles las más de 85 medidas restantes. Entre estas, la de mayor entidad podría ser la denominada “garantía juvenil”. Esta medida a la que obliga Bruselas es el compromiso del Gobierno a que todo joven tendrá una oferta de empleo o formación en los cuatro meses siguientes a terminar sus estudios. En ello se invertirán 900 de los 3.500 millones de la Estrategia.

Ayer fuentes de los agentes sociales se mostraban recelosos con el encuentro. Pero como dijo el líder de UGT, Cándido Méndez, “allí estaremos” y muy mal se le tendría que dar al anfitrión de la Moncloa para no arrancar la tan ansiada foto contra el paro que espera desde hace tiempo.

Normas