Huelga en la aerolínea

Iberia y sindicatos deben dar mañana su respuesta definitiva al mediador

La propuesta del catedrático Gregorio Tudela reduce de 3.807 a 3.147 los despidos

Propone la aplicación del ERE ampliando dos años su vigencia, hasta el 2015

Dos pasajeros observan varios  aviones de la compañia Iberia en las pistas del aeropuerto de Barajas.
Dos pasajeros observan varios aviones de la compañia Iberia en las pistas del aeropuerto de Barajas.

El conflicto en Iberia, que ya ha provocado diez jornadas de huelga, vive mañana lunes un día decisivo, en el que los sindicatos y la empresa responderán al catedrático Gregorio Tudela si aceptan o no su propuesta de mediación, que aminora los despidos anunciados por la compañía.

Tras una segunda reunión con el mediador el pasado 7 de marzo, en la que no se lograron consensuar algunas modificaciones que querían introducir las partes en el documento presentado por Tudela, éste optó por citarles a un encuentro definitivo este lunes, y en caso de que rechacen su propuesta, habrá terminado su papel en el proceso.

El mediador no sólo reduce de 3.807 a 3.147 los despidos que la aerolínea pretende llevar a cabo en las condiciones que permite la actual reforma laboral, sino que propone la aplicación del ERE 72/01 en vigor desde 2001 en la aerolínea -que incluye prejubilaciones, recolocaciones diferidas y bajas incentivadas-, ampliando dos años su vigencia, hasta el 2015.

Según fuentes sindicales, la aceptación de la propuesta de Tudela conllevaría por parte de los trabajadores la desconvocatoria de las cinco jornadas restantes de huelga previstas del 18 al 22 de marzo, y por parte de la empresa, la retirada del ERE extintivo y el descuelgue del convenio colectivo, cuyos plazo de consultas finalizan el próximo día 14 de marzo.

Por tanto, si las partes rechazan la mediación y una vez termine el periodo de consultas sin acuerdo, Iberia podría empezar a aplicar el ERE extintivo a partir del 15 de marzo, a lo que los sindicatos responderían con nuevas convocatorias de huelga, según la parte social.

Así lo ha manifestó el jueves pasado el secretario federal del sector aéreo de UGT, Francisco Rodríguez, quien advirtió de que los sindicatos tienen todo el año para convocar nuevos paros y de la duración que estimen oportuna, incluso un huelga indefinida.

Añadió que si el 15 de marzo la empresa empieza a despedir a trabajadores, las organizaciones sindicales “no admitiremos ninguna otra cosa que no sea la readmisión de los despedidos” y “más vale que no lleguemos a esa fecha y que la empresa no vaya de machote, porque, en caso de que ejecute los despidos, te meto una huelga hasta que la muerte nos separe”.

No obstante, los sindicatos confían en que la mediación acabe bien, porque “si acaba mal, obviamente va a ser un verdadero desastre y será responsabilidad de todos”.

El principal escollo para que se produzca un acercamiento de posturas es la reclamación por parte de los trabajadores de una garantía de que los sacrificios “que se vayan a hacer, tengan una viabilidad de futuro para la empresa”.

Sin embargo, el mediador no ha entrado en cuestiones relativas al crecimiento futuro de Iberia, ni tampoco en las relacionadas con Iberia Express y Vueling, que también preocupan a los sindicatos.

Normas
Entra en El País para participar