Cubrirían el alza de precios

El Tesoro estudia lanzar bonos con rentabilidad ligada a la subida del IPC

El Tesoro tiene la puerta abierta a emitir productos ‘raros’, hasta ahora, en el mercado español. En su última presentación, reitera la posibilidad de lanzar instrumentos alternativos. Fuentes financieras señalan que el organismo de financiación del Estado estudia vender deuda con rentabilidad ligada a la evolución de la inflación.

A los clásicos bonos, letras y obligaciones se unirá previsiblemente otro tipo de deuda soberana. Los planes del Tesoro pasan por lanzar productos hasta el momento poco habituales en el mercado español de renta fija estatal. Fuentes del mercado de deuda explican que el organismo que dirige Íñigo Fernández de Mesa estudia lanzar deuda vinculada a la evolución de los precios.

En su estrategia para 2013, el organismo de financiación del Estado expuso su capacidad de captar fondos con bonos “con características distintas a las habituales”. “Entre estos últimos, destaca la posibilidad de emitir deuda cuyo cupón está vinculado a un índice, como por ejemplo el euríbor”, agregó.

En su última presentación, del pasado 5 de marzo, el Tesoro reiteró su capacidad para obtener liquidez a través de “instrumentos alternativos”. Y fuentes del mercado de deuda han confirmado a CincoDías que el deseo es lanzar una emisión de bonos públicos ligados a la inflación. El instrumento sería prácticamente nuevo en España –aunque alguna vez se han emitido bonos con cupones flotantes en el pasado– pero contrasta con la tradición de otros países, como Alemania, Francia y, especialmente, Italia. En estos mercados son habituales este tipo de emisiones.

“En Italia, son comunes tanto las emisiones ligadas a la inflación, europea –medida a través del índice HICP– o italiana, como al euríbor. Ofrecen de entrada una rentabilidad fija baja y después otro porcentaje adicional en función de la evolución de los precios”, señalan desde un bróker nacional.

También EEUU y Reino Unido emiten este tipo de deuda soberana. Su ventaja radica en que, cuando la inflación aumenta, lógicamente sube también el precio del bono, puesto que su cupón aumentará. El último dato del índice HICP publicado por Eurostat, que refleja la evolución interanual de la zona euro revela que los precios crecieron un 1,8% en los últimos 12 meses hasta febrero.

“Una eventual emisión de este tipo estaría especialmente destinada a los pequeños inversores”, señalan desde una entidad. “No se descarta aprovechar a lo largo del año las diversas oportunidades que brinde el mercado para que el Tesoro Público financie parte de su programa con emisiones ad hoc que diversifiquen su base inversora y logren una reducción del coste de financiación”, señala el organismo en un documento. Un portavoz del Tesoro matiza que actualmente no hay preparada ninguna subasta de este tipo de forma inminente.

A cierre de enero, los particulares tenían 5.465 millones de euros en deuda soberana, lo que suponía tan solo el 0,88% del total. Un porcentaje muy lejano del 15% del saldo de deuda pública italiana en manos de particulares. “La estrategia del Tesoro ha sido ejemplar en lo que va de año. El pasado 20 febrero, incluso, cerró una colocación en dólares, por 2.000 millones”, señala un operador.

España afronta el futuro inmediato con la solidez que le da el hecho de haber captado en lo que va de año 35.500 millones en deuda a medio y largo plazo, el 29% del total previsto para el conjunto del ejercicio. A cierre de enero, contaba además con un colchón extra de liquidez de 28.566 millones de euros.

El peso de cada tipo de inversor

1 Los bancos españoles han sido los grandes inversores en deuda pública española desde que estalló la crisis. A cierre de enero, controlaban 205.366 millones en deuda, lo que supone más que duplicar los 94.378 que tenían a cierre de 2011. Solo sus compras, al calor de las megainyecciones de liquidez del BCE de diciembre de 2011 y febrero de 2012, lograron contener el pasado verano la estampida del diferencial del bono nacional frente al venerado bund alemán. Con todo, este rozó los 650 puntos básicos. Su posición actual supone el 32,96% del total.

2 Los inversores extranjeros concluyeron enero con 230.381 millones de euros en deuda soberana española, máximo desde febrero de 2012. Han aumentado su inversión en 38.545 millones desde el mínimo de 191.830 millones correspondiente a agosto del año pasado. Enero fue positivo para la deuda soberana española: los inversores de fuera de España adquirieron 5.719 millones de euros. Su peso sobre el total de deuda estatal en circulación asciende al 36,98% del total. Un porcentaje que ha crecido en los últimos meses pero que contrasta con el 54,81% de cierre de 2010.

3 Los pequeños inversores tenían tan solo 5.465 millones de euros en su poder a cierre de enero. En porcentaje, supone un 0,88%, muy lejos del 14,84% que controlaban a finales de 1995, según las estadísticas del Tesoro. Entonces, tenían cerca de 28.000 millones en deuda estatal, cuando el total ascendía a 187.227 millones. A cierre de enero, la deuda estatal (la emitida por el Tesoro Público) se situaba en 623.033 millones.

4 Los fondos de inversión españoles controlaban a finales de enero 29.901 millones de euros en deuda pública. Su peso ha ido bajando desde el récord de cerca de 110.000 millones de euros correspondiente a 1997.

La plataforma para el particular, prevista para abril

El acceso de los particulares al mercado secundario de deuda pública está a punto de ser lanzado. Fuentes conocedoras del proceso apuntan que previsiblemente la puesta de largo oficial se hará en abril.

Y hay intermediarios con toda la infraestructura técnica muy avanzada. El mercado de renta privada diseñado por BME en principio para dar liquidez a la deuda comercializada por las entidades financieras a los particulares es la plataforma elegida. El Send se creó el 10 de mayo de 2010 para mejorar la transparencia y la liquidez del mercado español de deuda corporativa.

El número de entidades que operan en el Send ha ido creciendo desde su constitución y ahora mismo son 31: ocho sociedades de valores, la CECA, una cooperativa de crédito y 21 bancos. CaixaBank, Santander, Popular, Bankia, Renta 4 y Auriga son algunos de sus miembros. Esta última sociedad de valores ha querido anticiparse unilateralmente al proyecto que preparan Economía y BME, y ha lanzado su propia plataforma de negociación de renta fija dirigida al inversor particular, en la que asegura que haya acceso a alrededor de 2.000 bonos, públicos y privados, nacionales e internacionales.

La ventaja de Send frente a la negociación clásicamente bilateral del mercado de deuda pública es que existe una lista de órdenes a la compra y otra a la venta –como en la Bolsa– que van cruzándose a medida que van casando.

El uso de la plataforma Send elevará su volumen de negociación, una vez que hayan comenzado a listarse las referencias de deuda pública española. Esta plataforma ya ha experimentado un vertiginoso crecimiento, desde los 109 millones de euros negociados en 2011 a los 1.211 millones de 2012.

Normas
Entra en El País para participar