Las marcas presentan en Ginebra sus bazas para reactivar el mercado

2015, el año para recuperar el millón de coches en España

El Lamborghini Veneno es presentado en la víspera del primer día de prensa de la 83 edición del Salón Internacional del Automóvil de Ginebra.
El Lamborghini Veneno es presentado en la víspera del primer día de prensa de la 83 edición del Salón Internacional del Automóvil de Ginebra. EFE

Pero los fabricantes intentan poner al mal tiempo buena cara y, además de mostrar los modelos sobre los que reposarán sus estrategias a corto y largo plazo, con gran presencia de tecnologías limpias, ya ponen fecha para que el mercado español recupere el aliento y pueda volver a recuperar la frontera del millón de vehículos vendidos al año: 2015.

Entre los fabricantes con mayor influencia en España, tanto a nivel de producción como de ventas, hay unanimidad: los planes PIVE y PIMA Aire están consiguiendo detener la sangría de ventas y gracias a ellos las cifras para 2013 se mantendrán al mismo nivel que las del año pasado: entre 700.000 y 800.000 unidades, pero con una tendencia más positiva que con la que acabó 2012 y empezó 2013, cuando las dudas por la renovación del PIVE lastraron las cifras de ventas en enero y febrero.

“Estamos contentos con la sensibilidad del Gobierno con el sector”, afirma Mikel Palomera, director de Seat España, que confía en que la Administración no cortará de raíz este programa cuando se agoten sus fondos. 

Bondades
Sus bondades se confirman más aún en el caso de la marca española, que en lo que va de año ha aumentado sus ventas en España un 10%, mientras que el mercado total se contrajo un 10% respecto a 2012.

Lexus abandona el diésel

La marca premium del gigante japonés Toyota ha confirmado en Ginebra su decisión de abandonar definitivamente las mecánicas diésel y continuar de forma aún más decidida su apuesta por los vehículos híbridos. En esta política se puede incluir el nuevo modelo de la marca, el IS 300h, que estará a la venta en España a partir de junio desde 35.900 euros, pero del que ya se aceptan pedidos. Un vehículo de 200 CV de potencia con unas emisiones de CO2 inferiores a los 100 gramos por kilómetro y un consumo de cuatro litros a los 100 km. Toyota estima que durante el presente ejercicio el 28% de los coches que venda en España tengan propulsión híbrida.

Pero más importante que las ayudas a la compra será la reactivación del crédito. Como se comenta en alguno de los estands, “el problema es que no hay dinero”, y eso no lo solucionarán los programas de ayuda a la compra. La recuperación también dependerá de lo que las marcas sean capaces de ofrecer a sus potenciales clientes, y de eso tratan salones como el de Ginebra. 

La novedad que más toca de cerca es el Renault Captur, el primer crossover urbano de la marca del rombo, un modelo de pequeñas dimensiones montado sobre la estructura del Clio. Toca de cerca porque su producción para todo el mundo corre a cargo de la factoría de Valladolid, tanto carrocería como mecánicas, lo que ha supuesto su salvación en una época en la que los fabricantes europeos reducen costes de forma drástica.

Almussafes, objetivo 300.000 unidades

En Ford el optimismo es más que evidente respecto al futuro de la histórica factoría valenciana. José Manuel Machado, presidente de Ford España, afirmaba a CincoDías que para 2013 se espera que se fabriquen 100.000 unidades más que en 2012, para llegar en 2014 hasta las 300.000. La nueva Tourneo Connect y el Kuga, que se produce para 80 países, serán los modelos que pasarán por la cadena de montaje de la fábrica. Machado destaca la “cultura de fabricación” y la adaptación constante a las necesidades como las características principales por las que Almussafes sigue siendo una factoría clave para la marca estadounidense.

Ejemplo
Un ejemplo de ello es Peugeot, que mira al futuro tras un 2012 para olvidar montado en otro crossover, el 2008, su baza principal junto a las tecnologías híbridas, en las que combina motores eléctricos con diésel. Una apuesta innovadora que le ha aupado a ser la segunda marca en el mercado híbrido europeo, con 20.000 unidades vendidas en 2012.

En este apartado solo le supera Toyota, que presenta en Ginebra el I-road, un modelo eléctrico de tres ruedas concebido para la ciudad y que rompe con una estrategia marcada por la dedicación exclusiva a las mecánicas híbridas. 

Pero si Toyota es la marca reina del híbrido, Nissan lo es de los crossover. A diferencia de Renault y Peugeot, su principal propuesta es el nuevo Note, con el que quiere recuperar el protagonismo en el competitivo segmento B a través de un diseño mucho más atractivo y aunando unas dimensiones reducidas con un gran espacio interior. 

Detalles secretos 
Nissan, que fabricará en Barcelona a partir del próximo ejercicio un nuevo turismo del que la compañía japonesa guarda celosamente cualquier detalle, también renueva su eléctrico, el Leaf, que traslada su producción a Europa y que aumenta su autonomía, rozando los 200 kilómetros por hora, y reduciendo el tiempo de carga a cuatro horas.

Pero no todo son crossovers y eléctricos. En Ginebra también hay espacio para las apuestas más radicales. Una de las más esperadas es el nuevo Ferrari LaFerrari, un modelo del que se fabricarán tan solo 499 unidades y que también monta un motor híbrido V12 capaz de generar hasta 963 CV de potencia. Lamborghini ha respondido con su Veneno, del que solo fabricará tres unidades a 3 millones de euros cada una.

Propuestas de seguridad

Las presentaciones del Salón de Ginebra no se reducen a los nuevos modelos, también a las novedades en seguridad. En este sentido, Volvo ha desarrollado un sistema de detección de peatones y ciclistas. Con una cámara y un radar situados en la parte frontal del automóvil, este detecta cualquier cruce imprevisto y acciona de forma automática el freno para evitar la colisión. Por su parte, Goodyear ha desarrollado un neumático capaz de mantener una presión adecuada de forma automática sin necesidad de inflado, reduciendo el gasto de combustible por una presión incorrecta. La compañía cifra el ahorro en 57 litros de combustible al año.

Normas