Breakingviews

Seamos serios

Los problemas de Groupon no se resolverán disparando contra el presidente ejecutivo Andrew Mason. Con los problemas de las operaciones en el extranjero, los cupones en declive y un presidente controvertido tomando ahora las decisiones, la empresa tiene problemas mayores. Mason es divertido, desde luego, como ha demostrado la carta que envió para informar al personal de su partida: “He decidido que me gustaría pasar más tiempo con mi familia”, escribió, añadiendo después: “Es broma, me han despedido hoy. Si te preguntas por qué ... es que no has estado atento”. Ese humor convenía a la compañía cuando incrementaba las ventas diez veces cada año.

Los partidarios podían reírse de trucos tales como el video de Mason haciendo yoga en ropa interior ante un árbol de Navidad como una manera excéntrica de motivar a los vendedores de la compañía. Pero los problemas de Groupon han crecido y las acciones se han desplomado desde un precio de salida a Bolsa de 20 dólares por acción hasta menos de 5 dólares. Las deficiencias de Groupon van más allá de las travesuras de su jefe, como lo demuestran los resultados trimestrales publicados el día anterior al anuncio del derrocamiento de Mason. La empresa tuvo pérdidas operativas por valor de 13 millones de dólares. Los ingresos internacionales cayeron un 16% respecto al mismo periodo del año pasado.

El negocio del cupón de internet está en declive y no está claro lo rentable que será la incursión más reciente de la compañía en la venta de bienes. En cuanto al negocio subyacente puede ser interesante para algunos aspirantes. Pero la presencia del presidente interino y ahora co-presidente ejecutivo, Eric Lefkofsky, puede desanimar incluso a esos buscadores de gloria. Él, junto al cofundador Brad Keywell, acumula voto suficiente para controlar la compañía. Y el pasado de Lefkofsky le convierte, además, en una figura polémica. Los inversores de Groupon pueden haber perdido la fe en Mason. Pero reemplazarle quizá no sea suficiente para arreglar los innumerables problemas de la compañía.

Normas
Entra en El País para participar