Obama ha ganado. ¿Ahora en qué nos fijamos?

Según anticipábamos el vencedor de las elecciones ha sido Barack Obama, con pocos cambios en los repartos de poderes, el congreso en manos republicanas y el senado en mano de los demócratas, por tanto los mercados han reaccionado con pocas sorpresas debido a la esperada continuidad de las políticas.

Ahora bien, donde centrará el mercado la vista para las próximas sesiones, en el caso de Europa es claro, no ha pasado ni un día y ya estamos mirando a Grecia y lo que ocurrirá hoy en la votación de las medidas de ajuste fiscales y estructurales que le pide la troika. El mercado descuenta ya que estas medidas serán aprobadas.

En el caso de Estados Unidos las preocupaciones estarán centradas en el “fiscal cliff” el cual pondrá a prueba el buen comportamiento que ha tenido el mercado americano en este ejercicio. Las tensiones e incertidumbres ocasionadas por este tema serán el factor determinante del comportamiento de los índices hasta final de año.

Ahora bien, ¿Qué es el “fiscal cliff” y que supone?

Como ocurre en muchas economías, el crecimiento de la economía americana ha sido sustentado en parte por distintos paquetes de estímulos y recortes de impuestos temporales. Cuando se realizaron dichos planes de estímulos les pusieron fecha de caducidad y dicha fecha llega a su fin, ahora bien, si recortan todos los paquetes de estímulos la economía americana vería una fuerte contracción de su crecimiento, por tanto todas las miradas están puestas en una solución más laxa.

De todas formas este debate no es nuevo, el pasado año nos enfrentamos al mismo problema y vimos como el congreso amplió el techo de la deuda para impulsar la economía con un incremento del gasto publico rebajando la presión fiscal existente sobre la clase media. Esto se vendió con la idea de que en el 2012 finalizase. Ahora bien el año esta a punto de finalizar y vuelven los fantasmas del pasado, el mercado no esta cotizando los miedos del posible ajuste y nuestras preocupaciones deben ser solventadas en el corto plazo.

Con las urnas dando una victoria a Obama se considera que ese ajuste puede ser más leve del que hubiera sido con la victoria de Romney, pero cuando el rating de su deuda también se puede volver a poner en el punto de mira, deberemos obrar con cautela.

En primer lugar deberemos considerar qué parte suele ser la más damnificada con un ajuste del gasto publico suelen ser las infraestructuras, por tanto seríamos cautos con los sectores relacionados. Otro de los primeros gastos en caer es el de defensa, gasto que ya esta bastante contraído, pero esa tendencia podría continuar.

De todas formas no todas las noticias llaman a la prudencia en renta variable, ya que los últimos estímulos monetarios (QE3) nos están mostrando entradas en renta variable, aunque la mejor parte de estas entradas las podemos ver en países emergentes, especialmente en países asiáticos.

Asimismo las rentabilidades ofrecidas por los bonos a largo plazo de los países desarrollados no consideramos que sean atractivas para permanecer en ese tipo de activos, ya que tenemos poco que ganar con un alto riesgo en precios que podrían provocar unas perdidas importantes en valoración, esto debería motivar una rotación hacia la renta variable donde consideramos que los retornos deberían ser superiores.

Celso Otero

Gestor de Fondos en Renta 4 Banco

@celsootero

Normas