El Tesoro ha emitido 52.000 millones desde septiembre y afronta la recta final de 2012 con un holgado colchón

España se sacude la necesidad del rescate y eleva su nivel de liquidez

El Tesoro ha metido el turbo desde septiembre. Ha sacado partido de la relajación de la prima de riesgo y ha emitido casi 52.000 millones.

Rescate
Rescate

El diferencial del bono español a 10 años frente al sacrosanto bund alemán ha bajado desde los 650 puntos básicos que rozó en julio hasta el entorno de los 418 a los que concluyó ayer. España se ha sacudido la necesidad de un rescate inminente -aunque todos los analistas dan por hecho que lo pedirá- y ha reforzado su colchón de liquidez para emergencias.

La recta final de final de año será sencilla para el Tesoro. Octubre era el mes clave, con vencimientos por 29.116 millones, y ya está resuelto: el organismo de financiación del Estado ha emitido 24.284 millones este mes y todavía le quedan además las subastas de noviembre y diciembre: ocho en total.

El colchón de liquidez del Tesoro marcó el pasado su mínimo de 24 meses en 19.035 millones de euros. Fuentes de entidades creadoras de mercado del Tesoro apuntan que España ha elevado sustancialmente este importe a la fecha actual y que ahora mismo el ejercicio está resuelto de cara a los vencimientos, y que cuenta con capacidad suficiente para afrontar la financiación pendiente.

De hecho, a fecha de hoy, tiene un colchón de liquidez de 16.672 millones solo con las emisiones que ya ha efectuado. Es decir, los vencimientos están cubiertos de sobra. Solo le quedan 5.426 millones de euros en letras el próximo mes y otros 8.640 millones en diciembre también en deuda a corto plazo (con un máximo de 18 meses). Los primeros vencimientos de bonos llegarán en enero de 2013, que junto con los próximos abril, julio y octubre serán los meses más cargados de vencimientos de deuda a medio largo plazo, con entre 15.000 y 20.000 millones en cada uno de los meses.

En todo caso, le quedan por financiar 36.826 millones correspondientes al déficit de la administración central, a los que habría que añadir 10.700 millones para el punto extra de flexibilización de déficit concedido por la Comisión Europea, hasta el 4,5%. Las financiaciones del fondo de pago a proveedores (1.500 millones) y del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), por 4.000 millones, están ya resueltas con colocaciones privadas efectuadas a entidades financieras, explican fuentes de Tesoro.

En términos netos, España necesitaría emitir, por tanto, unos 20.154 millones de euros, (36.826 millones menos el remanente de 16.672 que acumula a día de hoy) sin tener que recurrir al colchón que tiene en la caja fuerte del Banco de España. En las ocho subastas que le quedan hasta final de año tendría que captar una media de 2.519 millones de euros; una cantidad muy inferior a las últimas subastas que ha realizado. El pasado 18 de octubre captó 4.610 millones de euros en bonos a tres, cuatro y 10 años, mientras que el día 23 emitió letras a tres y seis meses por 3.530 millones.

La situación cambiaría, aunque seguiría sin suponer un problema, en caso de que se utilice el punto porcentual que se guarda en la recámara la administración central, lo que elevaría la necesidad de emisión hasta final de año hasta los 3.857 millones de euros por subasta. De las que están programadas hasta el 31 de diciembre, además, cuatro serían de letras, cuya dificultad para colocar será mínima.

"Realmente, la necesidad de rescate dista de ser inminente. El Gobierno dispone de más margen para negociar las eventuales condiciones, puesto que el ejercicio ya está prácticamente resuelto", explica el director de la mesa de deuda pública de una entidad creadora de mercado. De cara al próximo año, de acuerdo a los Presupuestos Generales del Estado, los vencimientos alcanzan los 159.153 millones de euros y las nuevas emisiones para financiar déficit y demás aspectos sumarían unos 48.000 millones de euros. Por tanto, las necesidades totales de emisiones se quedarían en unos 207.000 millones.

Coste de emisión

"El mayor acceso de España al mercado primario se debe fundamentalmente a los avances institucionales en la gestión de la crisis de deuda (anuncio del nuevo programa de compra de deuda en el mercado secundario por parte del BCE) y la suavización de las tensiones financieras", señala en un informe José María Valle, de Ahorro Corporación.

El coste de emisión se ha relajado o mantenido estable en las últimas subastas. El tipo de interés medio a septiembre de toda la deuda en circulación se situaba en el 4,10%, frente al 4,06% de diciembre del año pasado.