Las cuentas del gigante de la distribución

El Corte Inglés aguanta la crisis y consigue preservar la cuota de mercado

El Corte Inglés ha conseguido capear la crisis en el ejercicio fiscal de 2011 y ha logrado preservar su cuota de mercado. El grupo cerró el ejercicio con un beneficio neto de 210 millones y su línea de negocio de grandes almacenes mantuvo el liderazgo en Europa, pese al entorno económico.

El Corte Inglés aguanta la crisis y consigue preservar la cuota de mercado
El Corte Inglés aguanta la crisis y consigue preservar la cuota de mercado

El Corte Inglés cerró su ejercicio fiscal de 2011 (que terminó el pasado 29 de febrero) capeando la crisis y logrando mantener su cuota global de mercado. En todo caso, el grupo tuvo que sacrificar márgenes y adaptarse a un año marcado por el debilitamiento del consumo y el descenso de los volúmenes de venta, sobre todo en equipamientos del hogar, adquisición de otros bienes y equipamiento de la persona.

Por cuarto año consecutivo, el volumen de ventas del comercio minorista en general retrocedió, en este caso un 5,6%. En alimentación, la caída fue del 2,8%, mientras que en los bienes de uso duradero el retroceso fue del 7,6%, según los datos facilitados por El Corte Inglés.

En este difícil contexto, el grupo cerró su último ejercicio fiscal con una cifra de negocios consolidada de 15.777,7 millones de euros, lo que supone un descenso del 3,9% respecto al ejercicio precedente.

Por líneas de actividad, los tres formatos con mayor aportación al conjunto del grupo siguieron siendo los de grandes almacenes (El Corte Inglés), hipermercados (Hipercor) y agencia de viajes (Viajes El Corte Inglés), que suman el 87,2% del importe total de la cifra de negocios.

En el caso de los grandes almacenes, un formato implantado en España y Portugal y que el grupo considera que ha consolidado su expansión, la compañía destaca su fortaleza como modelo de negocio y recuerda que es la línea de mayor aportación al consolidado (58,4%), con una cifra de negocios de 9.212 millones de euros.

El beneficio consolidado del grupo en el ejercicio se situó en los 210 millones, un 34,3% menos que el año anterior. El beneficio bruto de explotación (ebitda) alcanzó los 826,3 millones, frente a los 1.017,6 millones conseguidos un año antes.

El flujo de caja pasó de 868,2 a 715,32 millones de euros y los fondos propios del grupo consolidado alcanzaron los 7.450,2 millones de euros, tras la distribución del resultado de los grandes almacenes (ayer se acordó el reparto de un dividendo de 43,5 millones de euros).

El total de inversiones realizadas por el grupo consolidado en el ejercicio fue de 870,76 millones, en su mayor parte destinadas a inmovilizado material: aperturas de nuevos establecimientos de las distintas líneas de negocio del grupo, por un lado; y obras de reforma y acondicionamiento en los ya existentes, por otro.

Fortaleza

En su discurso ante la junta general de accionistas del grupo, celebrada ayer en Madrid, el presidente de El Corte Inglés, Isidoro Álvarez, resumió 2011 como un ejercicio difícil para el sector, que ha puesto a prueba la capacidad de las empresas para acomodarse a la realidad del mercado y responder con eficiencia a las necesidades del consumidor. "La crisis ha influido en los hábitos de compra, las familias han reajustado sus economías y el consumo ha sido la variable más afectada", explicó.

Pese a ello, Álvarez aseguró que el grupo ha confirmado su fortaleza ante las dificultades del mercado, continúa siendo referencia del consumidor español y mantiene el liderazgo entre los grandes almacenes europeos. "Y el grupo El Corte Inglés está hoy en mejores condiciones para afrontar los próximos ejercicios", apostilló.

En su opinión, esto ha sido posible gracias a la iniciativa empresarial y al trabajo de los empleados de la compañía, que han respondido a los desafíos de la actual coyuntura "con dinamismo, esfuerzo individual y capacidad de innovación".

La mala evolución de la economía en lo que va de año y las nuevas caídas en las ventas del comercio exigen, a juicio de Isidoro Álvarez, desarrollar todas las posibilidades de ampliación de la actividad del grupo; estimular las iniciativas de renovación, motor del crecimiento, y adaptarse "con realismo y con una correcta gestión de los costes" a las nuevas exigencias del consumidor y a las nuevas realidades del mercado.

En este sentido, insistió en la importancia de desarrollar iniciativas encaminadas a potenciar el sector turístico. Así, recordó cómo el grupo ya ha mejorado el área especializada en turismo y se mostró esperanzado con los efectos positivos para el negocio que tendrán las nuevas medidas que promueven la declaración de zonas de gran afluencia turística y facilitan que los visitantes extranjeros hagan sus compras en España.

"Y, finalmente, debemos seguir mejorando nuestras estructuras ante la situación económica general. Les animo a seguir ajustando la organización interna para dotarla de la agilidad precisa para dar respuesta rápida y eficaz a los cambios del mercado y los hábitos de consumo", concluyó Álvarez.

En la junta, celebrada ayer en la sede de la Fundación Ramón Areces, en Madrid, los asistentes aprobaron los acuerdos que se sometieron a votación y dieron luz verde al informe de gestión del consejo de administración y a las cuentas del ejercicio.

Financiación a clientes por 7.360 millones

La actividad de la financiera de El Corte Inglés en el ejercicio de 2011 siguió la misma línea de evolución que el consumo y las ventas en las empresas del grupo. La filial mantuvo los niveles de morosidad pero aumentó los gastos de financiación por la difícil situación del mercado en España. El importe de bienes y servicios adquiridos con la tarjeta del grupo bajó un 4,7%, hasta 5.295 millones de euros.

La financiación concedida a clientes mediante fórmula personal de pago fue de 1.599 millones, un 11,3% menos. El número de contratos realizados llegó a los 2,3 millones. En conjunto, la financiación total a clientes con los medios de pago del grupo retrocedió un 5,8%, hasta 7.362 millones.

Al cierre del ejercicio, los ingresos de la filial llegaron a los 153,87 millones de euros y el beneficio neto, a los 30 millones de euros.

El total de las tarjetas de compra El Corte Inglés alcanzó los 11 millones.