Las cuentas del gigante de la distribución

El grupo se reinventa para captar un nuevo perfil de cliente

El Corte Inglés va a afrontar los próximos años con innovaciones en su modelo de negocio para atraer nuevos clientes. Por un lado, estudia el salto internacional de su página web. Por otro, ha reforzado su estrategia marquista para captar, por ejemplo, clientes entre los turistas de alto perfil adquisitivo que visitan España. Al mismo tiempo, amplía sus tiendas de proximidad con Supercor Exprés y rebaja los precios de sus divisiones de alimentación.

El grupo de distribución cerró el ejercicio 2009 con un volumen de ingresos de más de 300 millones a través de su página web. Una suma que, en parte, se debe al lanzamiento de la distribución online de Hipercor, su división de hipermercados. æpermil;sta se puso en marcha en determinadas ciudades en 2009, aunque en 2010 está ampliando su presencia. En los últimos meses, también ha reforzado la web de El Corte Inglés.

Adapta su estrategia, innova su modelo de negocio y revisa la visión comercial. Eso sí, manteniendo la esencia que le ha llevado a ser el primer grupo de grandes almacenes de Europa y tercero del mundo. El Corte Inglés afronta los próximos años con la necesidad de adaptarse a un entorno comercial cambiante y cada día más competitivo, donde internet se ha convertido en uno de los principales canales de distribución, especialmente entre los consumidores más jóvenes.

Precisamente ahí dará El Corte Inglés uno de los pasos más relevantes. Su presidente, Isidoro Álvarez, anunció ayer a los accionistas del grupo de grandes almacenes que estudia abrir su "tienda virtual a diversos países". Un paso que supondrá la internacionalización del grupo más allá de Portugal, donde El Corte Inglés ya cuenta con dos grandes almacenes, situados en Lisboa y en Vila Nova de Gaia (en las proximidades de Oporto). Al cierre del pasado ejercicio, la tienda online de El Corte Inglés contaba con cuatro millones de visitantes únicos al mes y medio millón de referencias que la situaban como la web europea con mayor catálogo de productos.

Pero al margen del futuro digital, el negocio de El Corte Inglés sigue centrándose en los grandes almacenes. La joya de su corona, ya que aportan el 58,4% de la facturación del grupo, alrededor de 9.212 millones de euros al cierre de 2011.

Por el momento, la compañía da por consolidada la expansión de grandes formatos en España tras la apertura en 2011 de un establecimiento en La Coruña, en el centro comercial de Marineda City (que engloba un centro de El Corte Inglés, un Hipercor y un Bricor). A este se sumarán a lo largo de 2012 un centro de Hipercor y otro de El Corte Inglés en Córdoba, que abrieron sus puertas en mayo.

A ellos hay que añadir en septiembre un nuevo hipermercado en Badajoz y un centro que, como el de Córdoba, incorpora los dos grandes formatos comerciales y que echará a andar en octubre en el centro comercial Puerto Venecia en Zaragoza. Con estas aperturas, las posibilidades de expansión geográfica a través de grandes superficies son cada vez más pequeñas, pero no así las opciones de renovar por dentro sus grandes almacenes y el modelo comercial de estos.

Uno de los principales ejes de este cambio es su apuesta por reforzar la presencia de grandes marcas, especialmente las vinculadas al sector del lujo. El pasado año, El Corte Inglés se convirtió en la tienda de las 1.000 marcas de moda y creó por primera vez un espacio especializado en el segmento premium en el centro comercial de Castellana, con enseñas emblemáticas como Prada, Louis Vuitton, Rolex, Omega, entre otras.

Su objetivo es conseguir que aquellos turistas que visitan España, especialmente los que tienen un alto poder adquisitivo, tengan a El Corte Inglés como una de las paradas obligatorias durante su estancia en España. Al mismo tiempo, la compañía del triángulo verde ha lanzado nuevas marcas propias como Plantea, especializada en cosmética de parafarmacia o enseñas de moda como Southern Cotton y Free Style. Para ahondar en este cambio, el grupo presentó hace dos semanas el nuevo uniforme-traje para sus dependientes masculinos, que hasta ahora no tenían que ir uniformados. Una reiterada solicitud de los representantes sindicales.

Donde El Corte Inglés sí tiene posibilidades de expansión geográfica es en los pequeños formatos, establecimientos de proximidad que tradicionalmente han ocupado las tiendas de barrio. No en vano, Isidoro Álvarez reconocía ayer a sus accionistas que los hábitos de compra de los consumidores han cambiado con la crisis. Señaló cómo se ha producido una "reducción del gasto en los establecimientos comerciales y un deslizamiento hacia productos de menor precio". Y ahí los establecimientos de proximidad son fundamentales, en especial en alimentación, a los que se acude en más ocasiones aunque las cestas de la compra sean más pequeñas. Por ello, para adaptarse a la nueva realidad del consumo, la compañía de distribución anunció el pasado junio una reducción de precios del 20% en cerca de 5.000 referencias de alimentación y droguería. Rebaja de precios permanente con la que trata de recortar el diferencial de precios con otras cadenas de distribución.

Para conseguir mejores precios y condiciones de pago con sus proveedores, el grupo anunció la pasada semana que el próximo 1 de enero se incorporará a la central de compras europea AMS Sourcing, donde están grandes nombres de la distribución de Europa como la holandesa Ahold o la británica Morrisons.

Al mismo tiempo, la apuesta por comercios de proximidad se traslada a la conversión de establecimientos Opencor en su división de supermercados Supercor Exprés. Si se cumplen sus previsiones, a finales de 2012 ya habrá transformado medio centenar de locales de Opencor en el nuevo formato de súper. Un cambio que no supondrá el cierre de la división de tiendas de conveniencia, sino que esta continuará en las localizaciones más rentables. También se enfoca en el formato de proximidad Bricor, la división de tiendas de bricolaje que El Corte Inglés creó hace seis años para competir con Leroy Merlin e Ikea. En los próximos dos años abrirá 40 establecimientos urbanos de esta cadena con el objetivo de cubrir el nicho de mercado que están dejando libre las tradicionales tiendas de ferretería de barrio que han ido cerrado las puertas en los últimos años. El primero de estos espacios se puso en marcha el pasado viernes en El Corte Inglés de Princesa, en Madrid.

Evolución de las principales divisiones

La agencia de viajes se convierte en la segunda división por ingresos

La división de viajes de El Corte Inglés se convirtió el pasado año en su segunda área de negocio por volumen de ingresos, con una facturación que alcanzó los 2.425,8 millones de euros, un 5,9% más que un año antes, aunque el beneficio se resintió un 14,9%, hasta 53,9 millones. Una caída que la compañía justifica por la necesidad de hacer frente al actual contexto económico con una estratégica de mayor agresividad en precio. Al cierre de 2011, Viajes El Corte Inglés contaba con 513 delegaciones en España y otras 86 en el extranjero, que en 2012 se ampliarán a Panamá y Ecuador. La compañía asegura que su red en el exterior es una de las claves de su negocio de viajes de empresa, ya que le ha permitido responder a una creciente demanda de este tipo de productos.

Hipercor cambia su gestión interna

El cambio del modelo de consumo ha vuelto a impactar en los resultados de Hipercor. La cadena de hipermercados ha visto reducir un 13,6% sus ingresos y un 33,5% su rentabilidad, hasta 2.114,1 y 35,9 millones de euros respectivamente. El grupo justifica el descenso por la necesidad de recortar tanto sus márgenes como sus precios, además de modificar sus sistemas de inventario y su gestión interna. En total, cuenta con 39 hipermercados.

Sfera consigue un beneficio de 1,9 millones tras su transformación

El proceso de transformación de la cadena de moda Sfera, que cuenta con departamentos propios de compras y diseño, parece haber dado sus frutos. No en vano, la firma textil ha abandonado los números rojos al cerrar 2011 con un beneficio neto de 1,9 millones de euros. Mientras, sus ventas han caído un 8,5% hasta 123 millones de euros. La red de establecimientos de Sfera alcanza las 68 tiendas, de las que 65 están en España y las otras tres en Portugal. Parte del cambio de resultados de Sfera se debe a su incorporación a la red de grandes almacenes de El Corte Inglés, donde cuenta con corners propios. Además, el grupo asume haber acelerado su política de publicidad y marketing, especialmente a través de las redes sociales, para atraer a un público más joven.

âptica 2000 mejora un 17,2% su resultado neto

Una de las divisiones de El Corte Inglés que menos ha notado el impacto de la crisis es âptica 2000, cuyas ventas solo se han resentido un 1,7%, hasta 79,38 millones de euros, mientras que su rentabilidad ha quedado al margen de los vaivenes económicos al ganar un 17,2% más, hasta situarse en los 5,18 millones. La compañía explica que, a lo largo de 2011, la división ha ahondado en una estrategia de reducción de costes y hacia una mayor rotación de sus productos en tienda, así como un actualización de su oferta comercial y una política de precios más agresiva. Además, la división ha puesto en marcha negocios vinculados a la salud como un programa de Terapia Visual o un proyecto piloto en cinco tiendas para informar sobre la salud de la córnea.

Bricor amplía su plan de expansión

Es la cadena más joven del grupo ya que solo tiene seis años de vida. El negocio de bricolaje cerró 2011 con un crecimiento de ventas del 38,7%, hasta 103,4 millones, pero sus resultados aún no abandonan los números rojos, que se sitúan en 18,91 millones. La división va a transformarse en 2012 con su entrada en tiendas urbanas (40 en dos años). Las primeras en Madrid, en los centros de Princesa (abierta el pasado viernes), Goya y Castellana.

Supercor recorta un 3,5% las ventas y afronta novedades

La transformación de la red de establecimientos de proximidad modificará en 2012 la aportación de Supercor al resultado de la compañía. El pasado año, la cadena de supermercados ingresó 402,21 millones de euros, un 3,5% menos que el año anterior. Su beneficio también se resintió y amplió los números rojos un 9,8%, alcanzando los 9,4 millones de euros. Mientras, la caída del beneficio de la red de tiendas de conveniencia Opencor fue mayor, del 26,6%, hasta perder 14,9 millones. También redujo sus ventas, un 8,6%, situándolas en 337,9 millones de euros. Ante estos resultados, la empresa encabezada por Isidoro Álvarez decidió la reestructuración y la reubicación de algunos de sus establecimientos. Ambas cadenas suman 253 locales.