Las entidades se hundieron el viernes en Bolsa

Quien avisa no es traidor: los accionistas de Bankia y Banco de Valencia pagarán

Las entidades nacionalizadas que cotizan en Bolsa se han disparado en las últimas sesiones. La inyección inminente de dinero europeo en su capital es la explicación que se ha dado a este fenómeno. Pero el FROB ha advertido que los accionistas tendrán que pagar parte del coste de la reestructuración. Bankia y Banco de Valencia cayeron el viernes en Bolsa un 19,8% y un 17,02% respectivamente.

El Estado se convierte en el único accionista de la matriz de Bankia
El Estado se convierte en el único accionista de la matriz de Bankia

La euforia bursátil suele tener efectos secundarios. Las escaladas de Bankia -que casi ha triplicado su valor desde los mínimos del 17 de julio- y de Banco de Valencia -que ayer se disparó un 135%- no tienen ninguna justificación. Y así lo vino a decir el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en varios comunicados a la CNMV el jueves en torno a las 21.00 (hora española). El organismo estatal que canaliza las ayudas a las entidades con problemas recordó que ambos bancos están bajo control público y sometidos por tanto a las condiciones que les imponga Bruselas.

El FROB señala con el dedo al memorándum de entendimiento (MoU, por sus siglas en inglés) que el Gobierno firmó el pasado 20 de julio para poder recibir los hasta 100.000 millones con los que tapar los agujeros de la banca. Y ese pliego de condiciones es taxativo.

Primera condición: advierte que las entidades no viables serán liquidadas, si bien el memorándum es más fino en su terminología y habla de "planes de resolución ordenada". Recordemos que el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, Joaquín Almunia, señaló que una de las tres entidades nacionalizadas de menor tamaño (Banco de Valencia, Novagalicia y Catalunya Caixa) sería liquidada.

BANKIA 1,01 3,19%

Segundo mandamiento: los bancos rescatados que sean viables deben contribuir a su saneamiento "con sus propios recursos". "Los bancos y sus accionistas deberán sufrir pérdidas antes de que se aprueben medidas de ayuda estatal, y garantizar la absorción de las pérdidas de los instrumentos de capital y de los instrumentos híbridos de capital [como las preferentes], en la mayor medida posible", añade.

El MoU especifica que España deberá tener lista a finales de agosto -previsiblemente, en el consejo de ministros del próximo día 24- la normativa que obligue a los dueños de preferentes de entidades con respaldo público a asumir pérdidas

"No encuentro ninguna explicación a que se han disparado en Bolsa en las últimas sesiones. La inyección de capital estaba más que descontada", explica Luis Benguerel, operador de Interbrokers. Es más, la inyección de capital diluirá a los actuales accionistas, y más aún si las preferentes se convierten en capital. Se espera que el primer tramo de la ayuda, de 30.000 millones de euros, se desembolse de forma efectiva en las próximas semanas.

Bankia abrió el viernes con una subida en el entorno del 20%, aunque después se giró a la baja y al cierre se desplomó un 19,83%. Banco de Valencia, por su parte, cedió un 17,02%.

El viernes, en Bankia movieron 48,2 millones de euros en acciones, frente a los 68,4 millones del jueves, según Bloomberg. El bróker más comprador fue el de BBVA, con títulos adquiridos en términos netos (compras menos ventas) por 1,26 millones de euros. El más vendedor volvió a ser la propia Bankia Bolsa, lo que indica que continúan saliendo pequeños accionistas que entraron en la OPS del año pasado: el neto ha sido de -3,08 millones de euros.

En Banco de Valencia se negociaron títulos por 6,07 millones de euros, algo menos de los 8,56 millones de ayer. Curiosamente, el viernes, el bróker más comprador en la entidad fue Bankia Bolsa, con adquisiciones netas de acciones por 183.278 euros, seguido de Deutsche Bank, con 149.964, según Bloomberg.

BFA-Bankia cuenta con preferentes por unos 3.125 millones de euros -3.000 correspondientes a la emisión de Caja Madrid de julio de 2009- que supondrían una dilución enorme en caso de que se convierten en acciones o bonos subordinados obligatoriamente convertibles, aunque sea con una quita importante. El valor actual de Bankia, pese a la escalada de los últimos días, es de 3.016 millones de euros. Si de entrada los dueños de preferentes asumen unas pérdidas hipotéticas del 50%, la dilución para los actuales accionistas sería de aproximadamente el 37%.