Consejo de Ministros

El Gobierno aprueba la extradición a Suiza del empleado de HSBC que filtró datos de los clientes

El Consejo de Ministros ha acordado la extradición a Suiza del trabajador del banco HSBC que extrajo los datos de miles de clientes. Esta información permitió a las autoridades de varios países detectar a evasores de impuestos.

Logotipo del Banco HSBC en la fachada de un edificio de Londres.
Logotipo del Banco HSBC en la fachada de un edificio de Londres.

Hervé Daniel Falciani trabajó en el servicio de informática de la sede en Suiza de HSBC entre 1997 y 2007. Allí se hizo con los datos de miles de clientes de la entidad que intentó vender más tarde. Este ciudadano francoitaliano fue detenido el 1 de julio de 2012 en Barcelona y hoy el Consejo de Ministros ha acordado la continuación en vía judicial de la petición de extradición de las autoridades suizas.

En febrero de 2008, el acusado intentó vender al Banco AUDI de Beiurut los datos que había robado y en 2009 filtró esa información a las autoridades francesas, lo que permitió identificar hasta 3.000 contribuyentes galos que habían evadido impuestos.

España también tuvo acceso a la base de datos robada y la Agencia Tributaria obtuvo los datos de 1.000 contribuyentes que contaban con 3.000 cuentas opacas en Suiza. Los afectados recibieron un requerimiento de las autoridades para regularizar su situación, aunque la mayoría de los abogados les aconsejaron no hacerlo porque esta medida podía no eximirles de la responsabilidad penal. En los casos en que la cantidad defraudada ascendiera a más de 120.000 euros, los clientes se enfrentaban a penas de hasta 4 años de cárcel.

El caso Falciani desató las quejas de varios países europeos sobre los convenios firmados con Suiza. Las autoridades suizas no estaban obligadas a colaborar con otros fiscos en casos de fraude fiscal. A raíz de las filtraciones realizadas por el ex empleado de HSBC, Suiza ha firmado un acuerdo con España que permite la transmisión de datos de clientes en caso de que haya sospecha de que existe un delito.