Situación límite

Italia sella la paz política hasta marzo

El partido de Berlusconi garantiza su apoyo a Mario Monti hasta los próximos comicios

El país transalpino, otra de las víctimas en el punto de mira de los mercados, consiguió ayer poner coto a uno de sus principales focos de incertidumbre: la fragilidad política del Gobierno de Mario Monti. El primer ministro italiano, que ayer inició la ronda de reuniones con las diferentes fuerzas políticas, consiguió el apoyo del partido de Silvio Berlusconi hasta la celebración de las próximas elecciones en marzo de 2013.

Poco antes había mantenido un encuentro con el líder del principal partido progresista de Italia, el Partido Demócrata (PD), Pierluigi Bersani, quien aseguró que el país debía mantener "en estado de alerta" a todas las instituciones ante las turbulencias en los mercados por la crisis de la eurozona. Añadió que estaba convencido de que el Banco Central Europeo (BCE) "tendrá que pensar en intervenir" si las primas de riesgo de España e Italia suben aún más.

Monti se reunirá hoy con el líder de la Unión de Democristianos y de Centro (UDC), Pier Fernandino Casini. El próximo 2 de agosto se reunirá en Madrid con el presidente español, Mariano Rajoy.

La paz política se ha firmado después de que la prima de riesgo volviera a rozar los máximos -ayer el spread con el bono alemán a 10 años cerró en 518 puntos básicos, a escasa distancia de los 537 de récord histórico que alcanzó el pasado noviembre-, el riesgo de quiebra de una de sus regiones, Sicilia, y el peligro de contagio de Grecia y España.

La agencia de calificación Moody's alertaba hace unas semanas del peligro de esta inestabilidad política: "El clima político, y sobre todo las elecciones previstas para primavera, provocan un aumento de los riesgos". La firma ha colocado en negativa la perspectiva para Italia.

La delicada situación de Sicilia, con una deuda que asciende a 5.300 millones de euros, obligó esta misma semana al primer ministro italiano, Mario Monti, a llamar a capítulo a Roma al gobernador de Sicilia, Raffaele Lombardo, para sacarle el compromiso de un plan de reestructuración financiera y de adelgazamiento de la administración pública para evitar el default. A cambio, el Gobierno central ha anunciado una transferencia de fondos de 400 millones de euros a la isla para aliviar los problemas de liquidez. La crítica situación de Sicilia amenaza la estabilidad de las cuentas públicas estatales, al mismo tiempo que ha agravado las tensiones existentes entre el norte y sur del país.

El Tesoro apela hoy y mañana al mercado

El Tesoro italiano, apurado por los voluminosos vencimientos pendientes de aquí a finales de año, volverá a apelar hoy y mañana a los mercados con dos emisiones de deuda a corto plazo, en unas condiciones poco idóneas. Tras la escalada de las primas de riesgo periféricas, España se vio obligada a pagar el martes cerca de una rentabilidad del 4% para conseguir colocar letras a seis meses. Para hoy, el Tesoro italiano ha marcado como objetivo captar 2.500 millones en títulos con vencimiento en 2014, mientras que el viernes celebrará subasta de letras a seis meses, en la que espera colocar 8.500 millones.

Italia contaba a finales del primer trimestre con una deuda estatal sobre el PIB de 1,9 billones, lo que supone un 123,3%, porcentaje superado solo por Grecia. A pesar de los severos recortes emprendidos por el Gobierno de Mario Monti, el déficit público sigue disparado y ronda el 8% del PIB.

El resto de los indicadores económicos de Italia tampoco son muy halagüeños. El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé una caída de su PIB del 1,9% para este año, mientras que otras estimaciones apuntan a una contracción del 2,4%.