Diario de a bordo

El mercado exige al BCE un cambio de las reglas de juego

Presión para que se tomen medidas excepcionales

El rugby nació en 1823 cuando un alumno de un colegio de la ciudad de Rugby en Inglaterra, que estaba cansado de un partido de fútbol, tomó la pelota con las manos y siguió corriendo con ella. Si han visto algún partido de rugby habrán notado que los jugadores no pueden pasar el balón hacia adelante, siempre hacia atrás, lo cual origina numerosas faltas por avant que sería pasar el balón hacía adelante.

Es muy curioso cómo en un artículo de la BBC se comenta que en el fútbol en aquella época no se podía, como ahora, pasar el balón adelante y atrás, solo hacia atrás, ya que todo jugador que estuviera por delante del balón estaba en fuera de juego, igual que ahora en el rugby. Por lo tanto, solo se podía avanzar regateando, no había otra forma y esto dificultaba muchísimo el juego, que se hacía pesado. Por lo tanto, había que hacer una revolución para que no se olvidara el fútbol: una de dos, jugar con las manos o bien reformar la línea del fuera de juego. El rugby solucionó el problema jugando con las manos y respetando el resto de reglas y el fútbol lo solucionó siguiendo el juego con los pies pero dejando pasar el balón hacia adelante como se puede hacer actualmente.

El BCE y la UE han reformado muchas reglas, pero como en el caso de la anécdota, parece que aún no se han completado todas las que hacen falta para que amanezca un nuevo deporte bursátil... el de las subidas. Los mercados han vuelto a castigar a las Bolsas. Parece claro que hacen falta más medidas... El mercado ha hablado alto y claro. Quiere que el BCE compre bonos o tome medidas excepcionales... o bien que la Fed salga con la QE3 (ronda de inyección cuantitativa). En el gráfico de arriba, vemos al futuro del Euro Stoxx que ha sido una de las claves técnicas de la semana.

Es muy importante ver qué sucede ahora con la resistencia del Euro Stoxx

Fíjense en la línea que cruza, que es la media de 200 días simple. Como suele pasar casi siempre, la primera llegada al nivel ha supuesto un parón en seco y, tras varios días de tanteo, se ha dado la vuelta a la baja. ¿La falta de medidas del BCE o la llegada a la resistencia? ¿Qué causó de verdad la vuelta? Seguramente, lo que ocurre es que hay un poco de todo.

Es muy importante ver qué sucede en los próximos días con ese nivel. Por su parte, el futuro del mini S&P 500 consiguió pasar la resistencia 1.352 de la que hablamos en artículos anteriores, pero lo hizo en los días de menos volumen del año. En cuanto el viernes volvió el volumen, se volvió a situar por debajo.

Por si hay poca volatilidad, nos acercamos al inicio de la temporada de publicación de resultados. No parece que este vaya a ser un verano tranquilo, como no lo fue el pasado. Vamos a tener que dormir en el hotel de vacaciones con el motor del coche en marcha... y es que el gran problema es que no se ven soluciones a corto plazo para la crisis europea.