La cámara británica eleva las garantías para prácticamente todos los bonos nacionales

LCH.Clearnet eleva la presión contra la deuda española

Era cuestión de tiempo. La cámara de contrapartida británica LCH.Clearnet ha arremetido contra la deuda española tras la escalada de la prima de riesgo. Esta plataforma, que sustituye al clásico mercado interbancario, exigirá depositar a los bancos más deuda española para poder obtener liquidez.

Más presión sobre la deuda española
Más presión sobre la deuda española

LCH.Clearnet, uno de los mayores proveedores de liquidez a los bancos de los países denominados periféricos desde que estalló la desconfianza en el mercado interbancario, ha disparado hoy contra la deuda soberana española. La cámara británica publicó ayer una circular en la que degrada el valor de los bonos españoles. Ni siquiera el anuncio del rescate al sector bancario ha logrado neutralizar el brusco aumento de la presión sobre el papel soberano español. En las últimas semanas el bono español ha llegado a superar el 7% de rentabilidad y la prima de riesgo, los 570 puntos básicos.

La medida afecta a prácticamente todos lo títulos. Sólo se salvan los bonos con vencimiento entre 7 -10 y 15-30 años. Ahora, por ejemplo, para utilizar los que vencen entre 10 y 15 años el margen pasa del 13,6% al 14,7%, mientras que en la deuda de entre 4,75 y 7 años se incrementa del 8,10% al 9,5%. ¿Qué quiere decir esto? Pues que para que una entidad obtenga liquidez de 1.000 millones de euros con deuda española a 10 años deberá depositar títulos por valor de 1.147 millones de euros, cuando hasta el momento le bastaban 1.136 millones.

España rebasó hace tiempo la línea roja que LCH había dibujado para los casos de Irlanda, Grecia o Portugal: Los 450 puntos básicos en su diferencial con el bund alemán. La prima española lleva por encima de esta cota desde principios de mayo. LCH ha tardado más en elevar el listón para la deuda española. Tanto, que ha llegado primero el rescate al sector bancario español que la estocada de la cámara británica. En el resto de casos, el movimiento de LCH era el escalón definitivo antes del rescate.

La deuda española pierde por tanto más valor en el mercado, lo que a su vez puede alimentar la espiral de ventas que sufren los bonos nacionales en los últimos tiempos: obtener liquidez con ellos en LCH.Clearnet es más caro y, lógicamente, valen menos en el mercado. Los bancos españoles, ante el deficiente funcionamiento del mercado interbancario clásico, han recurrido a este sistema para proveerse con liquidez. Y, claro está, el colateral que más utiliza la banca nacional es la deuda española.

Con el mercado interbancario prácticamente cerrado, estas plataformas (y la británica LCH.Clearnet es la mayor en Europa) se han convertido en el salvavidas de la banca para mantener la normalidad de las operaciones. Ahora cualquier negocio realizado con deuda española como garantía estará más penalizado.

En todo caso, la noticia no está teniendo mucha repercusión en la cotización hoy de la deuda española. El bono a 10 años ha bajado del 7% y la prima de riesgo se relaja levemente hasta los 540 puntos.