Valentín Fuster. Cardiólogo y director general del CNIC

"El futuro de un país está en la ciencia"

Reconoce que España vive un momento dramático para la I+D, pero cree que de la crisis se sale con positividad y esfuerzo

El pasado miércoles, Valentín Fuster (Cardona, Barcelona, 1943), cardiólogo y director general del Centro Nacional de Investigaciones Cardiológicas (CNIC), hacía de anfitrión a los patronos de la Fundación ProCNIC, compuesta por 13 grandes empresas, entre las que se encuentra el Grupo PRISA (editor de CincoDías). Fue una ocasión de agradecimiento por el compromiso de financiar el centro con 100 millones de euros hasta 2020. El cardiólogo continúa viviendo en Nueva York, donde dirige el Instituto Cardiovascular del hospital Mount Sinai, pero cada semana viaja a Madrid.

¿Qué han aportado las empresas de la Fundación ProCNIC durante estos años?

Son muy importantes porque han contribuido fundamentalmente en la formación de la gente joven a través de los programas de educación y de la tecnología más moderna. Aportan entre un 20% y un 25% del presupuesto. Cuando me ofrecieron venir al ProCNIC, contesté que me interesaba si podía tener a la empresa privada.

"España no va a caer. Aquí he visto los cerebros más privilegiados"

¿Por qué no hay más modelos de colaboración público-privada?

Es una cuestión europea, no solo de este país. Vivo en EE UU desde hace más de 40 años y allí el mecenazgo es parte de la cultura. Mi experiencia me dice que cuando uno tiene un programa en el que cree apasionadamente y crees que puede tener impacto en la sociedad, el mecenazgo acude.

Ante la falta de recursos públicos, ¿cambiará esta mentalidad?

En EE UU ha sido durante las épocas de recesión cuando han llegado grandes periodos de mecenazgo y ahora desde luego no se ha reducido.

¿Tiene planes de continuar en el CNIC?

Si no me echan... Piense que hay un comité de evaluación externo y yo no soy distinto. Nos evalúan cada cinco años y ahora me toca. Además debe de ser así, como yo lo he vivido en EE UU, donde vivo en una evaluación diaria.

¿Cómo han afectado los recortes públicos al centro?

Es un momento difícil y dramático para la ciencia. La investigación es el baluarte del futuro de la economía de un país. Todo recorte tendrá repercusiones a largo plazo. Pero no creo que yo deba criticar al sistema en estos momentos. Espero que cuando salgamos adelante se le dé prioridad a la investigación.

¿Cómo se suple esta falta de financiación?

Frenando la contratación de personal y cortando proyectos de investigación. Aunque ahora esté de moda la austeridad, nosotros sabemos lo que es desde hace mucho. Además, tenemos la filosofía de apostar por lo internacional y competir por becas y proyectos en el extranjero. El 40% de las becas viene por esa vía. Nuestro presupuesto anual se acerca a los 20 millones de euros y hemos sacado unos 40 millones de proyectos de fuera desde 2006.

No parece que en los próximos años vaya a mejorar la coyuntura, ¿qué pasa con el CNIC si los presupuestos siguen a la baja?

Yo soy de los que creen que España no va a caer. Opino que este país va a seguir adelante. Aquí he visto los cerebros más privilegiados. Y el CNIC tampoco va a caer. Piense que cada vez obtenemos más dinero del extranjero.

Los recursos que necesita la ciencia en España realmente no son excesivos, ¿falta una sensibilidad de la sociedad y de los políticos?

Culturalmente, en España la investigación no ha sido una prioridad. No es una cuestión de este Gobierno o del anterior, es una cuestión histórica. Si se miran las cien personas más influyentes del país, va a ser muy difícil encontrar un investigador. Aun así, la actitud actual es mucho mejor que la de hace 15 o 20 años. Me gustaría aportar la mejora de esta cultura, lo que no quiero es apuntar con el dedo a los culpables.

¿Qué valores aporta la ciencia a la sociedad?

La ciencia y el desarrollo son probablemente lo más importante que tiene la sociedad. Las próximas dos o tres décadas están en la universidad, con sus dos facetas de ciencia y educación, y por otro lado la salud. El futuro de un país está en la ciencia, en la educación y en la salud. Mire a los países asiáticos, ahí es donde están invirtiendo mucho en los últimos años.

¿Qué debe tener un buen investigador?

La investigación es una vocación donde ha de poner mucho esfuerzo, pero para eso ha de tener pasión. Y luego un ambiente que le ayude a que continúe.

¿Cómo valora el rescate?

Me es muy complicado valorarlo. En EE UU he vivido una experiencia distinta. Hace tres años nos pusimos a mirar positivamente en una situación muy difícil. Y no hemos ido a buscar culpables. Tenemos que ir hacia delante. La diferencia es que en España hay un desempleo enorme, un drama sobre todo en gente joven. Es muy preocupante.

¿Nos hemos equivocado en el modelo económico?

Un aspecto fundamental es la actitud. Sé que yo no puedo hablar así a una persona que está desempleada, hablo de la sociedad. Tenemos que trabajar y superar momentos difíciles. Una actitud de positividad, de cómo superar el problema, no la negatividad de por qué tenemos el problema.