Venezuela encabeza a los países que exigen recortar la oferta

La OPEP se parte en dos bandos ante la brusca caída del precio del crudo

El petróleo sigue sin encontrar suelo y ayer bajó de 97 dólares, acumulando una caída del 22,5% desde principios de abril. Venezuela e Irak encabezan el grupo de países que pedirán hoy en Viena recortar la producción para contener el desplome de la cotización.

Los 12 países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) afrontan hoy en Viena una de las reuniones más difíciles de los últimos ejercicios ante el desplome de precios que ha sufrido el crudo. En apenas dos meses y medio, el barril de Brent, de referencia en Europa, ha caído un 22,5%, pasando de 125 dólares a llegar a situarse ayer por debajo de los 97. Un duro golpe para las cuentas de estos países, que andan enfrascados en buscar culpables a ese deterioro.

En un bando, encabezado por Venezuela y formado por Irán, Argelia, Irak o Ecuador, se sitúa el grupo de países que ponen el dedo acusador sobre Arabia Saudí, al que critican, junto a Kuwait y Emiratos Árabes Unidos, de inundar el mercado de petróleo al exceder su cuota. Los tres países sobrepasaron su producción máxima y propiciaron, según dicho grupo, que la producción de la OPEP se haya disparado hasta los 31,5 millones de barriles al día en mayo, 1,5 millones por encima de lo pactado en la última reunión ministerial de diciembre. "Creemos que hay que mantener el techo de producción en 30 millones. Vamos a hacer un llamamiento muy fuerte en el seno de la OPEP para que los países que tienen producciones excedentarias se ajusten", recalcó ayer desde Viena el ministro venezolano de Petróleo, Rafael Ramírez.

Los hechos se remontan a principios de este ejercicio, cuando la Unión Europea anunció el embargo al petróleo iraní, ante la negativa de Teherán a acabar con su programa de enriquecimiento nuclear. El veto entraría en vigor a partir del 1 de julio para cumplir los contratos firmados y dar tiempo a los compradores a recomponer su lista de suministradores. La noticia disparó el precio del crudo, que llegó a superar los 125 dólares a principios de abril. Presionados por EE UU, Arabia Saudí y los países del Golfo incrementaron su producción, lo que unido al agravamiento de la recesión, en especial en la zona euro, ha provocado un desplome de los precios.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) confirmó ayer el recorte de la demanda mundial, al rebajar ligeramente sus previsiones sobre el consumo global de petróleo. Para este año espera que alcance los 89,9 millones de barriles, 60.000 menos de lo calculado el mes anterior. La crisis de deuda en la zona euro y la ralentización de la economía china justifican esa revisión a la baja. De este modo, el incremento de la demanda se limitará a un 0,9 % respecto a 2011. En lo que va de año, el consumo de petróleo en Europa ha caído un 3% en términos interanuales, mientras que en Estados Unidos y Canadá ha descendido un 1,2%.

Apoyo masivo a Irán

La división mostrada respecto a la producción mundial de petróleo se convirtió en unanimidad al defender a Irán, el segundo mayor productor de la OPEP, y al criticar el veto de la UE al crudo iraní, que entrará en vigor el 1 de julio. "No quiero ver a ninguno de los países miembros bajo un embargo", afirmó ayer el secretario general de la OPEP, Abdalá Salem El-Badri. El ministro de Petróleo de Irán, Rostam Ghasemi, advirtió que el embargo elevará los precios "en un momento de grave crisis económica e inestabilidad en los mercados".