Los depósitos en Alemania subieron un 4,4% en los primeros cuatro meses del año
Dinero.
Dinero.

Alemania, un imán para los depositantes españoles

Mientras la crisis de la deuda soberana europea sigue su escalada, Alemania se está convirtiendo en un imán para los depositantes deseosos de guardar sus ahorros en el mercado más seguro de la zona euro.

Las dudas sobre el sistema financiero y el posible rescate a la banca española están provocando una fuga de depósitos españoles que tiene como uno de sus máximos beneficiarios a Alemania, considerado un país refugio. De hecho, los depósitos de este país aumentaron un 4,4% en los primeros cuatro meses del año respecto a los mismos meses de 2011, según cifras del BCE. Esto a la vez que los depósitos de España, Grecia e Irlanda se contrajeron un 6.5%, según Bloomberg.

Los fondos recibidos son una "bendición" para los prestamistas nacionales, ya que han contribuido con un extra de 5 millones de euros en los depósitos de clientes a Deutsche Bank AG, de septiembre de 2011 a marzo de 2012. Commerzbank AG también añadió alrededor de 7 millones de euros en depósitos en los tres primeros meses de 2012, ayudando a eliminar su necesidad de recurrir a los mercados de bonos para refinanciar este año.

El hecho de que los bancos alemanes dispongan de crecientes sumas de ahorro español sin coste alguno explica la poca prisa que tiene Alemania de crear una unión bancaria europea donde los depósitos de todas las entidades tengan el mismo nivel de garantías.

Los flujos de capital hacia Alemania hacen que por primera desde que la agencia Bloomberg cuenta con series históricas (1994) se financie a 30 años a menos del 2% (España cotiza al 6,53, más del triple) mientras que el bono a dos años marca un histórico 0,07%.

"Cuanto más dure la crisis de deuda, más fondos fluirán a Alemania", asegura Dieter Hein, un analista bancario de Fairesearch GmbH. "La gente piensa que Alemania es el país más seguro de la zona euro".

Los inversores extranjeros también ponen el foco en Alemania

Los bancos de fuera de Alemania también están viendo una oportunidad para aprovechar la creciente liquidez, lo que provocó un aumento en los depósitos en las sucursales alemanas de los prestamistas extranjeros de hasta 82,9 millones de euros en los primeros cuatro meses del año, frente a los 60,4 millones de euros del año anterior, según datos del Bundesbank.

Garantía de hasta 100.000 euros por depositante

Las normas de la Unión Europea garantizan hasta 100.000 euros por depositante en el caso de que un banco quiebre. Sin embargo esto no ayuda mucho a los ahorradores si el país en que tienen la cuenta sale del euro, ya que su dinero mermaría ante la devaluación de la moneda.

El Parlamento Europeo y los estados miembros han pasado dos años discutiendo una propuesta para aumentar la protección de los ahorradores mediante la reducción a una semana del tiempo que tienen los aseguradores del depósito para reembolsárselo a los clientes.

También se busca la creación de una especie de "país depositante" para hacerse cargo de las remuneraciones en lugar del país de origen del banco quebrado.