El maná del señor Adelson

Las Vegas Sands se olvida de la crisis y encara reforzado su proyecto en España

La compañía, que estuvo a punto de sucumbir a la caída de Lehman Brothers, supera en Bolsa los 40.000 millones de dólares de valor y sus ingresos en 2011 alcanzan los 9.410 millones

Sheldon Adelson, presidente y primer accionista de Las Vegas Sands.
Sheldon Adelson, presidente y primer accionista de Las Vegas Sands.

Las Vegas Sands superó ayer la barrera de los 50 dólares por acción. Y sus ingresos en 2011 alcanzaron los 9.410 millones de dólares, casi 3.000 millones más que los obtenidos en 2010, según informó ayer la compañía al cierre del mercado en Estados Unidos. Los títulos subieron más de un 1%, situándose el valor en Bolsa de la sociedad en máximos anuales, por encima de los 40.000 millones de dólares en total.

Desde abril de 2010 la cotización de la empresa, que estudia la edificación de unos de sus macrocomplejos de ocio y convenciones en España, no se situaba en estos niveles. La comunicación ayer de datos optimistas sobre el negocio del juego en Macao, donde Las Vegas Sands es propietario de tres casinos, y a la espera de que el grupo estadounidense comunicara sus resultados de 2011, impulsaron durante la sesión el valor de la compañía en Bolsa.

El grupo creado por Sheldon Adelson encara así de fortalecido la posible construcción de un macrocomplejo en Madrid o en Barcelona, que requeriría unos 17.000 millones de euros de inversión. Pero hace a penas cuatro años la idea estuvo a punto de terminar en la basura.

Las Vegas Sands lleva estudiando la opción de instalarse en España desde 2007. Representantes de la multinacional se han entrevistado desde entonces con líderes políticos y empresariales del país. Pero a finales del año 2008 desaparecieron: había quebrado Lehman Brothers, uno de los principales bancos con los que operaba la compañía. Y su caída podía suponer la de Las Vegas Sands.

En el año 2007, la acción del grupo en la Bolsa de Nueva York se intercambiaba por 144 dólares. En noviembre de 2008 no se pagaban por ella ni cinco dólares. Las Vegas Sands bordeaba esos días la quiebra. Según publicó entonces la revista Forbes, Sheldon Adelson, presidente y fundador de la compañía, había perdido 4.000 millones: el empresario estadounidense, decía, que más había sufrido con la crisis. ¿Qué hizo Adelson?

æpermil;l y otros accionistas de la compañía invirtieron millones de dólares en acciones. Las Vegas Sands emitió 2.100 millones de dólares en instrumentos de capital en 2008. Cantidad que, según lo comunicado por la empresa a la SEC, el regulador del mercado estadounidense, prácticamente ya han recuperado. Y en lugar de paralizar los macroproyectos que contemplaba en Asia, Adelson siguió adelante.

En 2008 Las Vegas Sands abrió su tercer complejo en Macao (China) y en noviembre de 2009 sacó a Bolsa su negocio en el país asiático. En mayo de 2009 abrió sus puertas el primer complejo de Las Vegas Sands en Pensilvania (Estados Unidos), y un año después se inauguraba el primero situado en Singapur.

The Venetian Macao

La apuesta asiática de Adelson está dando buenos resultados. Al menos por ahora -a partir de 2014 expiran las excepciones fiscales concedidas en Macao-.

Solo los tres complejos del grupo en Macao facturaron entre enero y septiembre del pasado año cerca de 3.500 millones de dólares, más del doble de lo que factura en Estados Unidos. Y solo el macrocomplejo The Venetian Macao supuso en ese periodo más de 2.000 millones de dólares en ingresos.

The Venetian Macao, el buque insignia del grupo en Asia, abierto en 2007, que está conectado con otro de los complejos del grupo en Macao, cuenta con un hotel con 2.900 habitaciones; cientos de miles de metros cuadrados destinados al juego; un teatro para cerca de 2.000 espectadores; un centro de convenciones; restaurantes, zonas verdes... Algo más del 80% de la facturación del complejo responde al juego.

Además esta semana la compañía ha anunciado que por vez primera la división de Las Vegas Sands en China, que cotiza en la Bolsa de Hong Kong, pagará este ejercicio dividendos. Y afirmó que cuenta con la financiación necesaria para expandir su negocio en el país asiático. Ayer, al menos en la nota de prensa enviada por la compañía a la SEC al cierre del mercado, no se mencionaba el proyecto del grupo para España.

Cinco millones donados al candidato republicano Gingrich

La familia Adelson no tiene problemas en reconocer sus preferencias políticas conservadoras. Adelson apoya activamente la candidatura del expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich de cara a las elecciones primarias republicanas. El candidato republicano elegido se medirá al presidente Obama en las elecciones que se celebran en Estados Unidos en noviembre. Los Adelson han donado cinco millones de dólares a Gingrich, que, entre otras medidas, ha prometido que EE UU contará en 2020 con una base en la Luna. "El señor Adelson ha contribuido con cinco millones de dólares a una organización de apoyo a la campaña presidencial de Newt Gingrich", precisa el responsable de comunicación de Las Vegas Sands, Ron Reese.

En total, el candidato Gingrich ha recaudado mediante donaciones cerca de 13 millones de dólares, según datos extraídos por Bloomberg de la Federal Election Commision, organismo que clasifica este tipo de donaciones. Según los mismos datos, Obama recaudó 128 millones de dólares el pasado año.

Los Adelson se embolsan cientos de millones en acciones

Sheldon Adelson y su familia son los principales accionistas de Las Vegas Sands, con el 52% del capital. Y los principales beneficiados por la recompra de acciones preferentes aprobada por el Consejo de Administración en agosto del pasado año. Según ha comunicado la empresa a la SEC, el organismo del regulador del mercado en EE UU, Las Vegas Sands pagará "aproximadamente 783,3 millones de dólares" a los accionistas que contrataron dichos instrumentos de capital, a los que además se recompensará "con una prima de reembolso de aproximadamente 98,5 millones durante los tres meses finalizados el 31 de diciembre de 2011".

Ron Reese, responsable de comunicación de Las Vegas Sands, precisó a este diario que además de los Adelson "hay otros muchos inversores" que también se beneficiarán de esta recompra. Y que ese pago corresponde a la compra de acciones de Las Vegas Sands que tras la caída de Lehman Brothers llevaron a cabo accionistas de la compañía "entre ellos el señor Adelson que compró esos títulos en un esfuerzo por impulsar la empresa durante un periodo difícil".