Moneyball: Rompiendo las reglas

Cómo ganar 20 partidos a un precio asequible

Brad Pitt interpretando a Billy Beane en 'Moneyball'.
Brad Pitt interpretando a Billy Beane en 'Moneyball'.

Con un presupuesto modesto, Billy Beane tiene que componer la nueva plantilla de los Athletics de Oakland, un equipo de béisbol de la liga estadounidense. Con la ayuda de un joven economista reducirá a los jugadores a números, tablas y gráficos para emplear el dinero en fichajes muy estudiados que, sin embargo, no convencen a los directivos del equipo.

Billy Beane (Brad Pitt) es el gerente de los Athletics de Oakland, un equipo de béisbol modesto. Al terminar la temporada de 2001, los A's pierden a sus tres jugadores más importantes y Bean tiene que reestructurar el equipo con un presupuesto más que ajustado. Tras un viaje a Cleveland, el gerente cierra su primer fichaje: Peter Brand (Jonah Hill). Se trata de un joven economista que reduce a los jugadores a números y estadísticas. A base de tablas, gráficos y análisis, Beane y Brand diseñan una nueva plantilla que no convence demasiado al entrenador, Art Howe (Philip Seymour Hoffman), pero que batirá el récord de partidos consecutivos ganados en la liga de béisbol estadounidense (20).

Peter Travers, crítico de Rolling Stone aseguraba en la revista que "Moneyball es una película de béisbol como La red social es una película sobre Facebook: en el sentido en que no lo son. Ambas tratan sobre cómo jugar el juego de nuestras vidas." La cinta está nominada a seis Oscar, entre ellos el de mejor película. Brad Pitt tiene una nueva oportunidad para conseguir su primera estatuilla y Art Howe podría hacerse con la de mejor actor de reparto. Pitt borda una interpretación de un personaje sencillo: un fracasado que abandonó la universidad por el béisbol y que se quedó solo en promesa.

Moneyball también opta al galardón al mejor guión adaptado, porque la temporada de los Athletics de 2002 realmente hizo historia en el mundo del béisbol y Billy Beane es, de verdad, considerado el precursor de un nuevo sistema para confeccionar equipos analizando objetivamente a los jugadores.

La película no es un largometraje de deportes; no es necesario tener ni idea de béisbol para disfrutarla. "Pitt y Hill hacen que Beane y Brand parezcan la pareja más interesante del año, incorporando profundos matices de humor y patetismo a sus personajes y ayudando a que Moneyball sea algo más que otra película de deportes o de béisbol", afirma el crítico Peter Howell, de Toronto Star. Quién sabe si hazañas deportivas como la del Mirandés, el equipo de segunda división B que también ha roto las reglas llegando a las semifinales de la Copa del Rey, serán llevadas algún día a la gran pantalla.