Análisis

Una cuenta que irá de menos a más en 2012 con España de lacra

Como era de esperar Santander se ha adelantado a la norma que aprobará el Gobierno el próximo viernes al adelantar provisiones por 3.183 millones de euros, de los que 1.812 millones tienen como destino la cartera de inmuebles en España. Logra así mejorar su cobertura de 31% al 50%, una de las más altas, sino es la más alta del sistema financiero español. Y marca el camino para el sector.

Santander espera que 2012 vaya de menos a más, y pese a que España sigue siendo una de las principales lacras de sus resultados, tiene la intención de pujar por las entidades que salgan a subasta para arañar cuota de mercado en las regiones donde esté menos presente. Eso sí, señalan, no a cualquier precio.

Si en algo le gusta destacar al grupo que preside Emilio Botín es en marcar el paso al resto de sus rivales, política que hasta ahora le ha ido bien si se compara con gran parte del sistema financiero español.

Esta decisión de adelantarse a que se conozcan las medidas del Gobierno es la que ha provocado la caída del beneficio en un 35%, al ganar 5.351 millones de euros. Pero no es la única razón que ha afectado a la cuenta de resultados. España, junto a Portugal aunque en menor medida, sigue siendo el patito feo del grupo. Y lo será a lo largo de todo el ejercicio, según sus previsiones, para comenzar a remontar en 2013.

España solo aporta el 9% de los resultados, frente al 28% de Brasil. La Red Santander, marca con la que opera en España, cerró el año con un beneficio de 660 millones de euros, lo que supone una caída del 22,1%. Banesto ganó 130 millones, el 68,9% menos.

El crédito sigue su caída en picado en España. Desciende un 7%, mientras que la morosidad sube al 5,49% para el conjunto del grupo en España, pero que se eleva al 8,47% si solo se analiza los créditos impagados de la Red Santander, la dedicada a banca minorista.

El beneficio de su gran apuesta, Brasil, también descienden un 7,2%, consecuencia de una provisión extra y sobre todo del coste de la integración tecnológica que se ha realizado el pasado año en el país. Por ello, se espera que el gigante latinoamericano vuelva a dar satisfacciones al grupo este mismo año. Espera, de hecho, que el beneficio de 2012 y 2013 crezca el 15%.

Lo mismo sucede con Reino Unido, que tras descender el resultado un 41,7%, al sumar 1.145 millones como consecuencia de unas fuertes dotaciones que realizó a mediados del ejercicio que acaba de finalizar, espera que este año vaya de menos a más.