El beneficio alcanza 5.351 millones

Santander gana el 35% menos tras destinar 3.183 millones a saneamientos extraordinarios

Banco Santander ganó en 2011 5.351 millones de euros, lo que supone un descenso del 35%. Dicho resultado habría sido de 7.021 millones (-14%) si no se hubiera realizado en el cuarto trimestre un saneamiento de riesgos inmobiliarios en España por importe de 1.812 millones y no se hubiese amortizado 600 millones del fondo de comercio de los negocios en Portugal. Además, el banco ha aplicado los 1.513 millones procedentes de plusvalías a otros saneamientos extraordinarios.

Emilio Botín, presidente de Banco Santander
Emilio Botín, presidente de Banco Santander

Los analistas esperaban un resultado de 7.500 millones (lo que hubiese supuesto un descenso del 8%) sin contar con las provisiones extraordinarias, con lo que el banco ha quedado ligeramente por debajo. Santander sigue así los pasos del restos del sistema financiero español que, a petición del Gobierno, está llevando a cabo fuertes saneamientos a cargo de las cuentas de 2011 para sanear balances. Estas dotaciones han hecho que el beneficio del cuarto trimestre estanco haya caído el 98%.

Además, en el caso de Santander, el banco ha aplicado los 1.513 millones procedentes de plusvalías a otros saneamientos extraordinarios. En consecuencia, estas dotaciones para riesgo inmobiliario permiten llevan la cobertura de los inmuebles adjudicados desde el 31% al 50%. El fondo de provisiones acumulado asciende a 4.278 millones, frente a unos activos inmobiliarios adjudicados de 8.552 millones brutos.

En paralelo, Santander ha procedido a la amortización de 600 millones de euros brutos del fondo de comercio de su filial portuguesa. La semana pasada trascendió que Nuno Amado, aún presidente de esta subsidiaria, fichará en breve por BCP. Su misión será reflotar el mayor banco privado de Portugal.

En el informe financiero remitido hoy a la CNMV, la entidad explicó que los beneficios aumentaron durante el ejercicio un 5%, hasta 44.300 millones. Esta facturación absorbió unos costes de 19.900 millones, que crecen al 9%, en parte debido a que "las unidades en países emergentes están invirtiendo en apertura de oficinas y nuevos negocios", según sus propias palabras.

La fortaleza del negocio fuera de España permite al banco que preside Emilio Botín registrar incrementos en casi todos los márgenes: el de intereses creció el 5,5%; el bruto, el 5,3%; el neto, el 2,2%. El resultado de operaciones continuadas, en cambio, retrocedió el 13,7%, para dejar el retroceso del beneficio neto en el 34,6% después de restarle las dotaciones. El beneficio atribuido proveniente de la red Santander en España cayó el 22,1% hasta 660 millones. Latinoamérica, con el 51%, aporta por primera vez más de la mitad de las ganancias (Brasil, el 28%); Europa Continental, el 31% (España, el 9%); Reino Unido, el 12%, y Sovereign (Estados Unidos), el 6%.

Los recursos de clientes gestionados ascienden a 984.353 millones a cierre de 2011, prácticamente la misma cifra que un año antes, mientras que los depósitos de clientes crecen a ritmos del 3%. Los depósitos del sector residente alcanzan 171.147 millones y los de no residentes, en 460.911 millones, con crecimientos del 6% y 3%, respectivamente. El importe de la inversión crediticia neta del grupo se situó en 750.100 millones al cierre de 2011, casi un 4% más que hace un año. Sin embargo, en España, el crédito al sector residente cae el 7%.

La tasa de morosidad total se sitúa en el 3,89%, lo que supone un aumento de 0,34 puntos con respecto a un año antes. Dicha tasa desciende en el negocio de financiación al consumo, en Sovereign y México. En España, en cambio, la morosidad se sitúa en un 5,49%, con un aumento de 1,25 puntos en el año. Dicha tasa está afectada también por la caída del crédito. La mora de la Red Santander alcanza el 8,47%, casi tres puntos más que un año antes. El ratio de morosidad de Santander de los créditos con finalidad inmobiliaria en España alcanza el 28,6%.

Respecto de la solvencia, Santander ha efectuado importantes esfuerzos ha sido en el reforzamiento de su base de capital. La Autoridad Bancaria Europea (EBA) exigió al banco el pasado diciembre que recabara 15.302 millones. En septiembre tenía un core Tier 1 del 7,53% que logró situar en el 9,01% tres meses más tarde gracias a la retención de beneficios, el canje de preferentes, el scrip dividend, ventas de activos, saneamientos y el traspaso de un 4,41% del capital de su filial brasileña. Pero pretende ir más allá. Su intención es alcanzar un core tier 1 del 10% al cierre del próximo junio.