Cerrará en 2013 su planta en Wichita

Boeing dejará en la calle a 2.160 trabajadores

Boeing cerrará su planta de Wichita, en Kansas, a finales de 2013, instalaciones que dan empleo a 2.160 trabajadores, según ha anunciado este miércoles la división de Defensa, Espacio y Seguridad (BDS) del fabricante estadounidense, que calificó la decisión de "difícil", aunque necesaria para "seguir siendo competitivos".

"La decisión de cerrar nuestra planta de Wichita fue difícil, pero en última instancia, se basa en un estudio exhaustivo de la situación del mercado actual y futuro y de nuestra capacidad para seguir siendo competitivos", ha afirmado el vicepresidente y director general de mantenimiento de DBS, Mark Bass.

La compañía justificó esta decisión fundamentalmente por las reducciones de los presupuestos en Defensa, así como los cambios en las prioridades de los clientes.

"Boeing ha decidido cerrar sus operaciones en Wichita para reducir costes, aumentar la eficiencia y la competitividad de la unidad", dijo Bass.

La planta de Boeing en Wichita participa en los programas B-52 y 767 y proporciona soporte a la planificación de vuelos y misiones logísticas.

El constructor explicó que iniciará un programa de reducción de actividad en los próximos meses en la citada planta, hasta el cierre completo de las instalaciones previsto para finales del año que viene.

"No se anticipa la reducción de empleos como resultado de esta decisión hasta principios del tercer trimestre de 2012", apuntó Boeing.

En esta línea, señaló que está proporcionando asistencia a los 2.160 empleados de la planta, incluidos recursos para la búsqueda de empleo y asesoramiento financiero, así como ayuda para encontrar puestos de trabajo dentro o fuera de Boeing.

No ve un negocio "suficientemente sostenible"

En los últimos cinco años, los contratos adjudicados a la planta de Wichita se han consolidado, de forma que los programas han llegado a su fin, por lo que la compañía no vislumbra un negocio "lo suficientemente sostenible en el horizonte" como para crear una estructura de costes asequibles que permita mantener su actividad.

"Somos conscientes de cómo esto (el cierre) afectará a las vidas de los hombres y mujeres altamente cualificados que trabajan aquí, así que vamos a hacer todo lo posible para ayudar a nuestros empleados y sus familias en esta difícil transición", aseguró.

Bass dijo que Boeing seguirá teniendo un impacto significativo en la economía de Kansas y la salud de la industria aeroespacial del Estado.

"La compañía gastó más de 3.200 millones de dólares (2.471 millones de euros), con aproximadamente 475 proveedores de Kansas en 2011, que abarcan actividades de Defensa y aviones comerciales, el cuarto estado más grande en la red de proveedores de Boeing", añadió Bass.

No obstante, Boeing prevé registrar un crecimiento mayor en los próximos años entre los proveedores de Kansas, por lo que dijo seguirá "trabajando" en apoyo a la industria aeroespacial de la zona.

Así, los trabajos de mantenimiento y apoyo se trasladarán a las instalaciones de San Antonio, mientras que los de ingeniería se traspasarán a Oklahoma. En cuanto a los trabajos del programa KC-46, que cuenta con 24 proveedores en Kansas, se llevarán a cabo en Puget Sound, Washington.