Menos entidades pero más demanda de la prevista

Los bancos de la eurozona piden 490.000 millones al BCE

Los bancos han acudido con voracidad a la histórica subasta del BCE. Han sido 523 entidades que han solicitado 489.000 millones de liquidez, superando las expectativas previstas. El plazo de los préstamos es de tres años, el más amplio hasta ahora.

Billetes
Billetes

Las bancos han acudido a la llamada de Mario Draghi. Ante el cerrojazo del mercado interbancario y el fundado temor a un colapso del sistema financiero de la zona euro el presidente del BCE sacó a principios de diciembre la artillería pesada y anunció una extensión de los plazos para los préstamos de liquidez ilimitada a la banca. Dos subastas con vencimiento en 36 meses, algo nunca visto antes.

Han sido 489.000 millones de euros, superando ampliamente el umbral previsto por los analistas. El consenso de analistas de Bloomberg preveía que la pujas de las entidades alcancen los 293.000 millones de euros. La encuesta de Reuters, por su parte, apunta a 250.000 millones. Otras fuentes del mercado estimaban que cualquier cifra final por debajo de los 400.000 millones de euros sería interpretado como un fracaso. Los resultados de la subasta han sido publicados por el BCE pasadas las 11.15 a.m. Aunque los préstamos se harán efectivos el día siguiente, el jueves 22 de diciembre.

Se ha cumplido también otra de las previsiones. Que la mayoría de las entidades que acudieron a la última subasta a 12 meses (celebrada en octubre) optaran por un canje de posiciones para alargar el plazo de vencimiento. Del total de 57.000 millones prestados en la última subasta a un año, han sido 45.700 millones los que han cambiado de plazo. El emisor europeo ha informado a los bancos que deberán devolver el efectivo prestado hoy el 29 de enero de 2015.

La crisis de deuda soberana ha aumentado el riesgo de un impago primero de los Estados, pero también de las entidades financieras más saturadas de deuda pública en sus balances. Los bancos no se fían los unos de los otros, obstruyendo así la circulación del crédito. El emisor europeo ha decidido facilitar la aportación de liquidez a las entidades al corto y medio plazo con el objetivo declarado de que abran las puertas del crédito a empresas y familias, y reactivar así la estancada economía real de la zona euro.

Además, en el largo plazo, se amplía el abanico de los activos que admite como garantía para prestar la liquidez. Ahora, aparte de los bonos de titulización con una nota de A servirán también los créditos hipotecarios de pequeñas y medianas empresas. Y también cualquier otro tipo de créditos que hayan recibido el visto bueno del banco central del país de la entidad financiera de turno. Diversos medios han interpretado la fuerte demanda de la subasta de hoy como una oportunidad para las entidades de colocar como colateral en el BCE esos activos de difícil salida.

Otra de las claves hay que buscarla en el ingente volumen de vencimientos que afronta el sector financiero el año próximo. Los bancos de la zona euro asumen unos vencimientos de alrededor de 230.000 millones de euros en el primer trimestre del 2012 según el propio BCE. El volumen total de compromisos que afronta la banca el próximo año oscila entre los 600.000 millones que prevé el Banco de Inglaterra y los 700.000 de la Autoridad Bancaria Europea.

Además, pese a las contraindicaciones del emisor europeo, las entidades bancarias están tentadas de hacer negocio con el conocido como carry trade. Con las oleadas de dinero barato que obtienen del BCE (1%) suman posiciones en la últimamente lucrativa deuda pública (la rentabilidad del bono español a 10 años en el mercado secundario supera el 5%). Todos los analistas apuntan a este tipo de operaciones como una de las claves de los buenos resultados del Tesoro en sus últimas tres citas con el mercado.

El BCE ha prestado también hoy 29.740 millones de euros a tres meses y 33.003 millones de dólares a catorce días, en otras dos operaciones paralelas.