Solo cae dos centésimas, menos que en la bajada anterior

La maniobra de Draghi no surte efecto en el euríbor

La bajada de tipos de interés la pasada jornada por parte del BCE apenas ha tenido repercusión en el euríbor, tipo al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas en España. La desconfianza que existe entre las entidades a la hora de prestarse dinero pesa sobre el mercado e impide que los cambios en la política monetaria se hagan notar.

Un día después de que Mario Draghi comunicara la decisión de la autoridad monetaria de bajar los tipos de interés un cuarto de punto, por segundo mes consecutivo, hasta el mínimo histórico del 1%, el euríbor apenas ha sufrido impacto. El indicador hipotecario por excelencia solo ha bajado dos centésimas, menos aún que en la anterior rebaja del precio del dinero aplicada en noviembre, cuando cedió seis. Con esta mínima caída, el euríbor pasa del 2,034% de ayer al 2,012% de hoy.

¿Por qué el euríbor apenas reacciona al recorte de los tipos? La clave está en la desconfianza que todavía persiste entre los bancos a la hora de prestarse dinero entre sí y en la restricción del crédito. Como el propio Draghi afirmó ayer, las medidas en política monetaria no están teniendo efecto entre el grueso de la población. Los ciudadanos encuentran numerosos problemas a la hora de pedir un crédito. Las exigencias de solvencia para acceder a un préstamo son cada vez más difíciles de cumplir y los créditos son cada día más caros. Las tensiones en el mercado interbancario se trasladan a la economía real y mientras no se aplaque la incertidumbre provocada por la crisis de deuda, los tipos bajos a los que el BCE presta a los bancos no tendrán su reflejo en los tipos a los que bancos y cajas prestan a sus clientes.