Además de efectivo y deuda soberana

Basilea III podría aceptar acciones y deuda privada

El Comité de Basilea estudia permitir a los bancos usar, además de la deuda pública, otro tipo de activos como colaterales a la hora de solicitar financiación a corto plazo. El objetivo es mejorar los problemas de liquidez que sufre el sistema.

El Comité de Supervisión Bancaria de Basilea, que regula un total de 27 países, podría permitir que los bancos usen acciones y deuda corporativa, además de efectivo y deuda soberana, para cumplir con los requisitos de liquidez, han señalado a Bloomberg dos personas cercanas a estos planes.

Esto supondría una reducción de la demanda de los bonos de algunos países europeos, lo que podría dificultar aún más que se financien en los mercados.

Matthew Czepliewicz, analista bancario de Collins Stewart Hawkpoint en Londres, señala que "uno de los pilares centrales del marco de Basilea III es la noción de una clase de activo libre de riesgo". "Ese pilar central se está desintegrando, por lo que queda bastante claro que Basilea va a tener que revisarse", añade.