Sólo será aplicable al caso Griego

La nueva Europa descarta la participación privada en futuros rescates

Alemania ha dado su brazo a torcer y la nueva arquitectura de la UE no contemplará la participación forzosa del sector privado en caso de impago de la deuda pública, como ha sucedido en el caso de Grecia.

El acuerdo al que han llegado la canciller alemana, Angela Merkel y el Presidente francés, Nicolas Sarkozy, no contempla la participación de los acreedores privados en caso de un hipotético impago soberano de alguno de los socios de la UE. "Queremos mandar un mensaje de confianza a los grandes ahorradores. Europa cumplirá sus deudas", ha aseverado el presidente francesa durante la ruda de prensa conjunta.

Las polémicas quitas (porcentaje del crédito que pierde un acreedor sobre la deuda de un Estado) entraron en juego en el segundo rescate a Grecia. Además, Alemania pretendía elevarlas a categoría de norma europea a través de las llamadas cláusulas de acción colectiva (CAC) e introducirlas dentro del nuevo mapa europeo. Así quedó establecido en octubre de 2010, tras la creación de un fondo de rescate permanente para la zona euro (el MEDE o Mecanismo Europeo de Estabilidad).

Las CAC, creadas originalmente para los países emergentes, alertan a los inversores del riesgo de impago y de la imposibilidad de vetar, llegado el caso, una reestructuración de la deuda. Su aplicación estaba prevista para futuras emisiones de deuda (a partir de 2013), pero el nuevo acuerdo alcanzado hoy las borra definitivamente del mapa.