Relaciones China-UE

Pekín: el argumento de que China debe rescatar a Europa no se mantiene

La viceministra china de Asuntos Exteriores, Fu Ying, considera que "los países deben abordar sus problemas en vez de acusar a China de no ayudar lo suficiente".

La viceministra china de Asuntos Exteriores, Fu Ying, aseguró hoy en Pekín que "el argumento de que China debe rescatar a Europa no se mantiene" y consideró que "los países deben abordar sus problemas en vez de acusar a China de no ayudar lo suficiente".

Ante los diplomáticos, académicos y funcionarios reunidos en un foro sobre "Las relaciones China-UE en un mundo cambiante", Fu dijo que China no puede utilizar sus reservas de divisas, de 3,2 billones de dólares, para rescatar a otros países o aliviar la pobreza de sus nacionales. "Es un malentendido entre los europeos", dijo respecto a la posibilidad de un rescate chino de la UE, al enfatizar que China "tiene razones" para confiar en que la eurozona saldrá de la crisis "por sí misma, acelerando ajustes y reformas". "Hay reglas para gestionan las reservas, que no son ingresos sino ahorros, producto de los beneficios de las inversiones exteriores de las empresas y debe asegurarse su liquidez. China compró bonos de EEUU, la UE o el FMI y ya ha hecho su parte de apoyo a los esfuerzos europeos para salir de la crisis", añadió.

Para Fu, "los países deben abordar sus problemas en vez de acusar a China de no ayudar lo suficiente", al tiempo que se refirió a las reticencias que han causado a veces algunos intentos de invertir por parte de empresas chinas. "Las inversiones chinas deben de ser bienvenidas pues las empresas están aprendiendo los sistemas legales locales. En Alemania (Bavaria), Reino Unido o Suecia, por ejemplo, avanzan con éxito en transacciones multinacionales y transfronterizas", dijo.

Entre los apoyos de China a Europa se encuentra, según la viceministra, el envío de una treintena de delegaciones a países de la UE "para comprar y aumentar importaciones, lo que ya sucede, por ejemplo, con el aceite de oliva, que se está haciendo muy popular". Sobre las críticas de que China no consume suficientes productos europeos para contribuir así a la salida de la crisis, Fu se limitó a decir: "no hay comparación entre lo que se consumía en mi niñez y la capacidad de consumo de los jóvenes chinos de hoy". La viceministra destacó que un resultado positivo de la crisis de la eurozona es que está generando una mayor coordinación "pues nunca los líderes y altos funcionarios europeos se llamaron por teléfono y se reunieron tanto". "China no tiene intención de ser un imperio financiero y si compra bonos e invierte también crea empleo aunque se beneficie de su inversión", destacó.

Fu dijo confiar en que a principios de 2012 se celebre la cumbre China-UE aplazada por la crisis de la eurozona, "y de la que saldrán ricos contenidos para la cooperación bilateral". "China espera que la UE ayude a la llegada de las inversiones chinas y a aumentar los intercambios personales, pues ya hay 240.000 estudiantes chinos en Europa y en 2010 había 30.000 estudiantes europeos en China", señaló. Además, concluyó la viceministra, en 2010 llegaron a China tres millones de turistas europeos y viajaron como primer destino al viejo continente 1,5 millones de chinos mientras que ya hay más de 70 vuelos diarios entre China y Europa.