Pese al giro en Grecia

La banca acreedora quiere seguir avanzando en el plan de ayuda a Grecia

El Instituto Internacional de Finanzas (IIF), que agrupa a las principales entidades bancarias del mundo, ha reafirmado este martes su "intención de avanzar" en la concreción del acuerdo logrado en Bruselas la pasada semana, que implica el perdón del 50% de la deuda griega en manos del sector privado.

"Trabajaremos de manera estrecha con las autoridades europeas, los funcionarios europeos y otras partes implicadas para acordar, avanzar y culminar los detalles del programa voluntario del sector privado en apoyo de las reformas helenas para recuperarse de la crisis", expresó en un escueto comunicado el IIF.

La nota del IIF se divulgó tras el anuncio sorpresivo el lunes del primer ministro griego, Yorgos Papandréu, de que someterá a referéndum el último rescate financiero para su país pactado, con enormes dificultades, con los socios de la Eurozona la pasada semana en Bruselas.

El director ejecutivo del IIF, Charles Dallara, actuó como interlocutor por parte de la banca acreedora en esas negociaciones críticas.

Tras el acuerdo, que incluye la quita del 50%, una recapitalización de la banca europea y un aumento del fondo de rescate, Dallara se felicitó de que Europa ya no fuera por "detrás de los acontecimientos".

La decisión de Papandréu, sin embargo, ha vuelto a disparar el nerviosismo y ha provocado hoy acentuadas caídas de las Bolsas europeas.

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, han hecho un llamamiento a que se aplique el acuerdo alcanzado en la última cumbre de la Eurozona sobre el plan de ayuda financiera a Grecia porque "es más necesario que nunca".

Sarkozy y Merkel han decidido mantener mañana en la localidad francesa de Cannes, donde el jueves y el viernes se celebrará la cumbre del G-20, una "reunión de consulta" primero con los representantes de las instituciones europeas y con el FMI, y posteriormente con el primer ministro griego.