La banda terrorista anuncia "el cese definitivo" de su "actividad armada", un "compromiso claro y firme"

ETA liquida su terrorismo después de medio siglo

Después de varias treguas fallidas, ETA anunció ayer por la tarde su compromiso "firme" para "el cese definitivo" de su actividad armada, que durante medio siglo ha provocado más de 800 asesinatos y miles de heridos y de víctimas de la violencia.

ETA liquida su terrorismo después de medio siglo
ETA liquida su terrorismo después de medio siglo

La mayoría de los ciudadanos de España han tenido que convivir con el terrorismo de ETA, que en 52 años de violencia ha causado más de 800 asesinatos y miles de heridos, un censo que resulta interminable cuando se suman los amenazados y desplazados de Euskadi por el acoso de los radicales de la izquierda abertzale, que durante décadas han asolado el paisaje urbano vasco con la kale borroka. El día de ayer puede resultar histórico si se cumple la palabra de la banda terrorista, que en varias ocasiones anteriores ha dado por concluidas sus treguas unilaterales con atentados posteriores que ponían fin al silencio de las armas.

En medio de ese escepticismo forjado por la experiencia, ETA usó ayer su escenografía habitual tres encapuchados con txapela delante del icono de la banda, la serpiente y el hacha para anunciar "el cese definitivo de la actividad armada" en un comunicado. La banda hizo alusión en el texto a la conferencia de paz celebrada el pasado lunes en San Sebastián, que definió "como una iniciativa de gran trascendencia política", en la que participaron personalidades internacionales como Kofi Annan, ex secretario general de la ONU, y Gerry Adams, líder de Sinn Féin, y que concluyó con la exigencia a ETA de que dijera adiós a las armas.

Desde el encuentro del lunes en San Sebastián, el mundo político ha sido un hervidero sobre la posible reacción de la banda ante ese reclamo, sobre todo después de las actitudes de los líderes de la izquierda abertzale en ese sentido, por ejemplo la del diputado general de Guipúzcoa, Martín Garitano (Bildu). Que algo se movía en el ambiente de ETA era claro para todos, como ayer quedó manifiesto por el comunicado de ocho escuetos párrafos. En uno de ellos, la banda terrorista incide en que "estamos ante una oportunidad histórica para dar una solución justa y democrática al secular conflicto político vasco". Y en el intento de despejar incertidumbres añade que "con esta declaración histórica muestra su compromiso clave, firme y definitivo por el abandono de la violencia".

En esas líneas lanza también un aviso para navegantes. ETA dice que "la crudeza de la lucha se ha llevado a muchas compañeras y compañeros para siempre" (no hay alusión alguna a las víctimas de su terrorismo). "Otros están sufriendo la cárcel o el exilio. Para ellos nuestro reconocimiento y más sentido homenaje". La banda terrorista recuerda de esta manera a los 700 presos que integraron sus filas y que ahora cumplen condena, la mayoría (559) en cárceles españolas. Muchos de ellos irredentos (377), detrás de los muros en régimen cerrado, el más riguroso.

Pero de ese colectivo surgieron precisamente las primeras críticas internas a la violencia de ETA, sobre todo del grupo de Nanclares, la cárcel alavesa donde cumplen condena reos como José Luis Álvarez Santa Cristina, Txelis, uno de los dirigentes de la banda hasta su detención. Incluso algunos de ellos se pusieron delante de las cámaras, en una película producida por el donostiarra Elías Querejeta y exhibida en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, Zinemaldia, celebrado el pasado septiembre. Algunos de los críticos acudieron a la exhibición de la cinta, una exposición inaudita para una banda que asesinaba a los opositores que surgían de sus filas (como el caso de Dolores Catarain, Yoyes, acribillada delante de su hijo).

La trascendencia de la jornada de ayer llegó a todos los ámbitos, incluso al fútbol, que busca ser impermeable a la política. Los aficionados del Athletic Club de Bilbao no podían obviar en su conversaciones la coyuntura provocada por el anuncio de ETA, y el partido en el estadio de San Mamés contra el Salzburgo, en competición europea, quedaba en un segundo plano.

Precisamente ayer tuvieron lugar las asambleas de BBK, Kutxa y Caja Vital para la última ratificación de su proceso de fusión fría y la creación de Kutxa Bank. No hubo reacciones desde este ámbito puesto que el comunicado de la banda se hizo público tras la celebración de las asambleas de las cajas.

Como muchos políticos comentaron ayer, un nuevo tiempo se abre en Euskadi, dentro del citado escepticismo provocado por treguas antes declaradas y luego rotas con atentados con víctimas. La primera pregunta que surgía ayer en las calles de Euskadi era común, fuera cual fuera el municipio. ¿Pero han entregado las armas? Ese pudiera ser el próximo paso, con todos a la espera.

El empresariado aplaude el anuncio de la banda

CEOE, la patronal vasca Confebask y el Círculo de Economía tildaron el anuncio del abandono de las armas de "positivo y fundamental". Siendo un "paso importante" exigieron, no obstante, la "completa disolución" de la banda. Los industriales de a pie de Euskadi aplaudieron también la noticia. Guillermo Aranzabal, presidente del grupo Rioja Alta y de otros negocios relacionados con la industria del automóvil, señaló que desde hace seis meses todas las noticias relacionadas con ETA han sido positivas. "En nuestro grupo de empresas -señala Aranzabal- hemos tenido un total de diecisiete atentados (cuatro bombas y trece cócteles molotov)". En su opinión, "ETA ha extendido el miedo en las compañías y en la sociedad. Ahora, salvo los riesgos de escisión, hay una garantía para las personas, para las inversiones y para la calidad de vida en Euskadi", sentencia Aranzabal. Román Knörr, expresidente de la patronal vasca Confebask y exconsejero del BBVA, añade que el anuncio supone "una tranquilidad para la sociedad vasca y española". No obstante mostró su prudencia ante el manifiesto de la banda. Otro empresario, que prefirió permanecer en el anonimato, apostó por la búsqueda de vías que acerquen a la sociedad al mundo en el que se ha movido ETA.

Cronología

7 de junio de 1968. Es asesinado el guardia civil José Ángel Pardines, la primera víctima reconocida por la banda terrorista. El primer muerto atribuido a ETA es el de una niña de 22 meses, Begoña Urroz, fallecida en 1960. Desde esa fecha mata a más de 800 personas.

19 de junio de 1987. Se produce el atentado con más víctimas. Un bomba colocada en el Hipercor de Barcelona causa 21 muertes y heridas de distinta gravedad a otras cuarenta y cinco.

23 de enero de 1995. ETA asesina a Gregorio Ordóñez, presidente del PP en Guipúzcoa, e inicia una campaña de asesinatos contra la clase política. Desde esa fecha y hasta 2009 mata a 41 políticos. El expresidente del Gobierno, José María Aznar, sale ileso de un atentado con coche bomba perpetrado el 19 de abril de 1995 en Madrid. Unos meses después, la banda asesina al expresidente del Tribunal Constitucional, Francisco Tomás y Valiente.

1 de julio de 1997. La Policía localiza en un zulo de Mondragón al funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, a quién libera tras 532 días de cautiverio, convirtiéndose en el más largo de la banda terrorista.

10 de julio de 1997. En respuesta a la liberación de Ortega Lara, la banda secuestra al concejal de Ermua, Miguel Ángel Blanco, y exige al Gobierno el traslado de 502 presos etarras a cárceles vascas en las siguientes 48 horas. ETA amenaza con matarle "de un tiro en la nuca" si no cede a sus exigencias. Las manifestaciones de repulsa se suceden en toda España y se despliega un operativo policial sin precedentes. La presión resulta inútil. Blanco aparece muerto dos días después en las afueras de Lasarte (Guipúzcoa).

12 de diciembre de 2000. PP y PSOE firman el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo.

29 de junio de 2002. Entra en vigor la Ley de Partidos Políticos, que entre otras consecuencias, supone la ilegalización de Batasuna el 17 de marzo de 2003.

22 de marzo de 2006. La banda decreta un alto el fuego permanente, que entró en vigor 48 horas después. Las conversaciones para alcanzar la paz se rompieron con el atentado del 30 de diciembre en la terminal 4 del aeropuerto de Barajas (Madrid), en el que murieron dos personas y resultaron heridas otras 20.

17 de noviembre de 2008. Las fuerzas de seguridad detienen a Garikoitz Azpiazu, Txeroki, presunto responsable militar de ETA, en las proximidades de Cauterets (Francia). A esta detención le siguen otras que anticipan la victorial policial sobre la banda.

3 de abril de 2011. Presentación de Bildu, formada por Eusko Alkartasuna, Alternatiba e independientes de la izquierda abertzale, que se distancia de las acciones armadas de ETA. El Tribunal Constitucional impide su legalización. El 22 de mayo se convierte en la segunda formación más votada en el País Vasco, haciéndose con un centenar de ayuntamientos, como el de San Sebastián, y con la Diputación de Guipúzcoa.

20 de octubre de 2011. ETA anuncia "el cese definitivo de su actividad armada", según un comunicado en el diario Gara. La nota se difunde un día después de la Conferencia Internacional de Paz en San Sebastián.