Muy confidencial

Por qué Pastor dio calabazas a BBVA y se fue con Popular

La historia se repite. David ganó a Goliat. Eso es lo que debe estar pensando Banco Popular tras llegar a un acuerdo con Banco Pastor.

Pese a perder su independencia, Banco Pastor, el más antiguo de España con 230 años de historia, no ha querido perder su marca, una de las más emblemáticas de Galicia en general y de La Coruña en particular. En las últimas semanas de septiembre, cuando solo quedaban sobre la mesa tres ofertas firmes para la compra de Pastor, el grupo que preside Francisco González, decidió apostar por lo alto. Lógico, era jugar en este caso Goliat contra David. Si Popular ofreció por Pastor un sobreprecio sobre la cotización del banco gallego del 35% si se tenía en cuenta el valor de la acción de un día antes y del 31% si se coge como referencia la cotización del mismo día en el que se comunicó la operación, BBVA pujó más alto. Y eso que los analistas han criticado la prima tan elevada que pagará Popular por el grupo gallego.

Pero había una razón de peso para Pastor, su presidente, Jósé María Arias, y los principales accionistas del banco que controlan más del 52% de su capital, la marca. En su oferta Popular se ha comprometido a mantener la marca Pastor y mantener el banco como una fiial. Pastor seguírá visible muchos años.

En BBVA Pastor se diluía por completo. Oficinas y marca se perdían en el gigante internacional, por eso la oferta de Ángel Ron triunfó sobre la de los demás.

Esta es la segunda vez que le dan calabazas a Francisco González en su tierra, Galicia. La primera fue Novacaixagalicia, y ahora Pastor. Y eso que los negocianten son también todos gallegos, incluido Ron, que es de Santiago de Compostela.