TRIBUNA

Un imprescindible cambio de rumbo

Termina el verano y la situación del sector de la construcción es aún peor que al inicio de la época estival. Para comprobarlo, tan solo hace falta repasar unos cuantos datos.

El mes de agosto ha terminado con cerca de 5.000 parados más que al cierre de junio, llegándose a la cifra de 732.622. Destaca el hecho de que la afiliación media en construcción, en ambos regímenes, ha caído en más de 117.000 personas (102.322 en el régimen general y 14.832 en autónomos) en lo que va de año.

Durante los tres primeros meses del año, el número de viviendas libres iniciadas en España ha caído un 13,8%, respecto al trimestre anterior. Asimismo, en este mismo espacio de tiempo, el número de viviendas terminadas experimentó una caída del 51,7%. De esta manera, las viviendas finalizadas en España suman ya cuatro años consecutivos de descensos.

En VPO, entre enero y marzo se calificaron un 45,4% menos de viviendas de protección oficial que en el mismo periodo de 2010, mientras que en el cuarto trimestre del pasado año se habían calificado el 22,4% menos. La venta de viviendas cayó un 30,4% y se redujo a 74.540 operaciones. Esta menor demanda se une al cerca del millón de viviendas que aún continúan en stock.

Dejando a un lado la construcción, debemos añadir la penosa situación que atraviesan los sectores de la madera y el mueble, así como en las industrias de materiales de construcción. En algunos de estos sectores, como el de tejas y ladrillos, el impacto de la crisis está incluso amenazando la propia supervivencia de esta actividad.

El consumo de cemento, en el primer semestre del año, ha experimentado una caída del 10,2%, si lo comparamos con el mismo periodo del año anterior. Así, durante este periodo se han producido 11,8 millones de toneladas, es decir, un 8,5% menos que lo producido en los seis primeros meses de 2010. Este hecho nos obliga a remontarnos a 1977 para encontrar un mes de junio con un consumo de cemento tan bajo.

Con estos datos, se puede sacar en conclusión que las iniciativas llevadas a cabo por el Gobierno, como ya anunciaba Fecoma- CC OO, son totalmente ineficaces. La reducción temporal del IVA por adquisición de vivienda nueva no reportará beneficios ni al sector de la construcción ni a los desempleados que engrosan las listas del Inem. Y es que, con un millón de viviendas en stock, la venta de 25.000 o 50.000, -que es lo que se podría vender con esta nueva medida- no va a suponer un acicate para que las empresas comiencen a construir nuevas viviendas, más cuando se sigue dependiendo de la dictadura de los bancos.

Por ello, desde Fecoma nos resulta inadmisible pensar que si el Ejecutivo ya conoce cuáles han sido los factores que han contribuido a esta situación, no actúe sobre los mismos para que se revierta la situación y comience a producirse una recuperación de la actividad y el empleo.

Como bien sabe el señor Zapatero, por cada millón de euros de producción en el sector se crean 18 puestos de trabajo (12 directos y 6 indirectos). Si el objetivo es reducir el paro y el stock de viviendas para que las empresas comiencen a construir y así se reanude la actividad en el sector, ¿por qué ha hecho todo lo contrario?

Lo único que podemos sacar en conclusión es que quien únicamente preocupa al Gobierno, y a quien protege y rinde cuentas, es a la banca y a los mercados financieros. Ya que estos son los únicos beneficiados por sus medidas, no los trabajadores ni los ciudadanos.

Desde Fecoma-CC OO seguiremos insistiendo hasta la saciedad en la búsqueda de soluciones. Porque nos importan los trabajadores, porque nos importan los desempleados, porque nos importan nuestros sectores productivos.

El próximo Gobierno, este está finiquitado, no debe caer en los mismos errores y no buscar reactivar la burbuja inmobiliaria. Tiene que convocar urgentemente a todos los agentes del sector, para poner en marcha medidas urgentes que reactiven el sector. Centrado en la rehabilitación integral de los cascos urbanos y rurales, en el impulso a las infraestructuras públicas y a la construcción de viviendas oficiales para los ciudadanos que no pueden acceder a la vivienda libre.

Porque, de lo contrario, con iniciativas como las que se han llevando a cabo, a la crisis del sector le pueden quedar aún años. Y lo peor es que las víctimas siempre somos los trabajadores y las empresas serias y responsables.

Fernando Serrano Pernas. Secretario general Fecoma-CC OO