Adquirió solo 6.651 millones la semana pasada

El BCE rebaja drásticamente la compra de deuda de los países problemáticos

Los ataques especulativos contra la deuda de los países con problemas empiezan a frenarse, hasta el punto de que el Banco Central Europeo solo tuvo que comprar 6.651 millones la semana pasada.

La luz roja ha pasado a naranja. O las alarmas han dejado de sonar, que es lo mismo. No se sabe por cuánto tiempo, si solo es un paréntesis o el principio de la recuperación, pero los ataques especulativos contra la deuda de los países periféricos de Europa empiezan a refrenarse.

Así lo ponen de manifiesto los datos del Banco Central Europeo (BCE) publicados hoy sobre la tarea de bombero que le está tocando hacer a esta entidad desde el recrudecimiento de la crisis fiscal en Europa a finales de julio y la entrada de España e Italia en el terreno de juego de los damnificados. No le quedó más remedio que salir al mercado y comprar deuda por miles de millones para intentar reducir el interés y la prima de riesgo.

En la tercera semana desde el incendio, la necesidad de recompra de deuda se ha reducido a 6.651 millones, frente a los 14.300 millones de la semana anterior y los 22.000 que fueron necesarios en la primera andanada.

Como de costumbre, el BCE no detalla qué deuda ha comprado, pero en estas tres semanas la italiana y la española han estado a la cabeza de la lista, que también incluye bonos griegos, portugueses e irlandeses.

Esta reducción de la necesidad de fondos es una buena noticia de cara a la subasta de bonos que llevará a cabo España este jueves, aunque la estabilidad de la prima de riesgo (que lleva días en el entorno de los 280 puntos básicos cuando llegó a superar los 400 en el peor momento de este verano) ya hacía presagiar una venta sin demasiados problemas.