Para evitar la propagación de la violencia

Cameron estudia una posible intervención de las redes sociales

El Gobierno británico busca la fórmula para impedir que las redes sociales sirvan de canal de comunicación en la organización de disturbios y no descarta la posibilidad de bloquear los SMS en situaciones de violencia callejera.

El primer ministro británico, David Cameron
El primer ministro británico, David Cameron

El primer ministro británico, David Cameron, dijo hoy que el Ejecutivo está trabajando con la Policía, los servicios de inteligencia y la industria de internet con la intención de "parar" a quienes recurren a las redes sociales para organizar actos violentos y criminales.

Cameron no ha ido más allá y no ha detallado, en la sesión extraordinaria del Parlamento, qué tipo de intervención se estudia para frenar el poder de convocatoria que han demostrado tener redes como Twitter y Facebook en este tipo de casos.

No obstante, también han servido de plataformas entre los voluntarios que, por ejemplo, se han organizado para limpiar los escombros de los disturbios en Londres, recordó Cameron.

Mientras el "premier" británico ha aludido a las redes sociales, su ministra de Interior, Theresa May, ha señalado que el Gobierno está considerando la posibilidad de bloquear los mensajes vía móvil cuando se estén produciendo disturbios.

El uso masivo de las redes sociales tuvo un efecto en los episodios de los últimos días en varias ciudades inglesas, mientras en Escocia, donde la violencia no se llegó a extender, dos jóvenes han sido detenidos por intentar convocar protestas a través de Facebook.

Uno de ellos, de 16 años, fue detenido ayer en Glasgow después de llamar a los disturbios en esta ciudad, mientras en Dundee otro chico de 18 años pidió a quien lo leyera en Facebook que acudiera armado al centro de la ciudad para empezar la violencia.