Un diputado demanda la suspensión del servicio de chat

La Blackberry, el canal de comunicación de los disturbios en Reino Unido

No han sido Facebook, Twitter ni otras redes sociales. Los alborotadores británicos han difundido el mensaje de la revuelta social a través del chat de Blackberry. Un diputado ha demandado que se suspenda el servicio para evitar una mayor propagación.

Mucho se ha hablado del papel que las redes sociales han jugado en recientes revueltas, como las acaecidas en el mundo árabe durante este año. En el caso de Reino Unido, donde desde el pasado sábado se vienen produciendo disturbios que se han saldado con decenas de heridos y un muerto, la comunicación entre los alborotadores parece haber discurrido principalmente a través del chat instantáneo Blackberry Messenger (BBM). Tal es la relevancia que ha adquirido esta herramienta que David Lammy, un diputado de Tottenham, el barrio al norte de Londres donde se iniciaron los altercados, ha lanzado una petición para que se suspenda el servicio.

"Esta es la razón por la que unos criminales poco sofisticados están consiguiendo ser más astutos que el sofisticado cuerpo de Policía", ha tuiteado hoy Lammy. "El Blackberry Messenger es diferente porque está encriptado y la Policía no puede acceder a él", ha explicado. Es precisamente la encriptación la gran diferencia con la red social Twitter, en la que el contenido colgado por los usuarios es público. El servicio que proporciona BBM es, además, instantáneo y gratuito, por lo que su uso se puede extender con gran facilidad.

Research in Motion (RIM), el fabricante de Blackberry, señaló en un comunicado difundido el lunes que "como en todos los mercados del mundo en los que Blackberry está disponible, nosotros cooperamos con los operadores locales de telecomunicaciones, los agentes del orden y las autoridades reguladoras".

El blog de RIM "Blackberry Motion", cuya página se encuentra actualmente suspendida, ha sido atacado hoy por un grupo de hackers llamado Teampoison, que ha colgado un mensaje de advertencia a la compañía. "No ayudareis a la Policía británica, porque si lo hacéis, inocentes que estaban en el sitio equivocado en el momento menos oportuno y que son dueños de una Blackberry serán acusados sin razón", reza el post.

"Si ayudáis a la Policía proporcionándoles claves de chats, localizaciones de GPS y acceso a los Blackberry Messengers de gente os arrepentiréis, tenemos acceso a vuestra base de datos, que incluye la información de vuestros empleados, como direcciones, nombres, números de teléfono, etc. Si ayudáis a la Policía publicaremos esta información y se la pasaremos a los alborotadores", continúa el mensaje.

Blackberry Messenger tiene 45 millones de usuarios en todo el mundo, de los que un 70% lo utilizan a diario. Su uso se ha popularizado recientemente entre el público adolescente, precisamente gracias a su servicio de mensajería instantáneo.