La prima de riesgo alcanza los 269 puntos

El Ibex suaviza la caída y salva los 10.200 puntos

La incertidumbre griega marcó durante meses el devenir de las bolsas europeas. Una vez superada, el optimismo se adueñó durante unos días de los parqués y los números verdes dominaban. Poco ha durado la alegría, porque tras las dudas sobre Grecia, tocan las de Portugal.

Sesión no opta para cardiacos
Sesión no opta para cardiacos

Unas dudas que se han trasladado durante todo el día de hoy al selectivo, que se ha dejado un 1,22% tras estar toda la sesión en números rojos, la mayor caída del día en las principales bolsas europeas. Retroceso que podría haber sido peor, tras haber estado durante casi toda las sesión perdiendo por encima del 1,5%. A última hora, la tendencia se ha corregido suavemente, lo que le ha permitido al Ibex salvar los 10.200 puntos, tras terminar en los 10.204. Por su parte, la prima de riesgo española ha vivido su mayor aumento en tres meses, alcanzando los 269 puntos básicos tras comenzar la jornada en 247,4.

La decisión de la agencia de calificación Moody's de rebajar la calificación de la deuda portuguesa a bono basura, dudando así de la capacidad del país para hacer frente a lo pactado con la UE y el FMI, se ha traducido ésta mañana en el hecho de que Portugal no lograra colocar el máximo de 1.000 millones de euros previsto en la subasta de deuda. Por el contrario, vendió 848 millones a tres meses a un interés del 4,92%, mayor que en la anterior colocación. Su prima de riesgo ha crecido hasta el 13%.

La deuda de Portugal queda fijada en Ba2, un grado por debajo del umbral de no inversión. Esta sonora rebaja de cuatro grados de una tacada convierte a Portugal en el segundo país de la UE en ser considerado bono basura, después de Grecia que, eso sí, tiene un rating seis grados por debajo del luso (Caa1), y que indica que sus finanzas presentan riesgos sustanciales. La decisión de Moody's ha sido criticada no sólo por el gobierno portugués, sino también por el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, que ha asegurado que Europa conoce "un poco mejor" que la agencia de calificación la situación que atraviesa Portugal.

IBEX 35 9.562,00 0,46%

El agitamiento portugués, como hemos visto al inicio con el caso español, ha afectado de lleno a la deuda periférica. La prima griega roza una rentabilidad del 17% mientras que la irlandesa se sitúa alrededor del 12,5%.

Los bancos han liderado las pérdidas en el Ibex. Todos los presentes en el selectivo salvo Caixabank se han anotado importantes pérdidas: Bankinter un -3,59%, Popular y Sabadell un -2,83%, mientras que BBVA y Santander se han dejado un -2,69% y un -2,21% respectivamente. Caixabank, por su parte, ha cerrado en positivo en el día en que sus obligaciones convertibles han llegado a la bolsa, y se ha apuntado una subida del 1.21%, liderando los números verdes. En el resto de parqués europeos, las caídas también han sido las protagonistas, aunque de forma algo más moderada que en el caso español. El Eurostoxx 50 sufre un retroceso cercano al 1%, también arrastrado por las entidades financieras.

Hoy también pierde el euro, que retrocede al entorno de los 1,43 dólares, mientras que el petróleo Brent aumenta su precio un 0,25% hasta los 114,03 dólares el barril.