Debate sobre el estado de la nación

CiU recela del control del gasto regional y pide más recursos

El portavoz de Convergència i Unió (CiU), Josep Antoni Duran i Lleida, mostró ayer su recelo hacia el mayor control del gasto autonómico que propondrá el Gobierno en el próximo Consejo de Política Fiscal y Financiera. Con todo, apuntó que aceptaría una cierta "planificación" consensuada del gasto siempre y cuando el Gobierno abone los recursos del fondo de competitividad.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, reprochó que ciertas comunidades autónomas se hayan desviado del plan para reducir el déficit. Y Duran i Lleida, durante su intervención de ayer en el debate del estado de la nación, le respondió que los Gobiernos autonómicos podrían mantener sus cuentas más saneadas si el Ejecutivo abonará ya los recursos derivados del fondo de competitividad que contempla el sistema de financiación.

Economía ya ha anunciado que pagará el fondo de competitividad en 2013, año en que se liquida el ejercicio en curso. Ello le ha valido las críticas de CiU, que gobierna en Cataluña. Otras comunidades como Madrid o Castilla-La Mancha han recurrido la decisión del Gobierno central a los tribunales.

Si bien el representante de CiU se mostró muy crítico con el Gobierno, el partido nacionalista ha apoyado las grandes leyes impulsadas por el Gobierno como la reforma laboral, de pensiones y del sistema financiero. Con todo, Duran i Lleida avanzó que su grupo no apoyará los Presupuestos de 2012 y reclamó que Zapatero convoque elecciones en otoño. Además, propuso que antes de los comicios se cierren tres grande pactos.

Críticas al ICO

Por un lado, reclamó un gran acuerdo en materia de empleo, que otorgue "mayor flexibilidad, vincule los salarios a la productividad e impulse los contratos a tiempo parcial". También pidió que se cierre una reforma del sistema financiero antes de convocar elecciones que permita impulsar el crédito. Duran denunció que el Instituto de Crédito Oficial (ICO) no funciona y advirtió que se han denegado el 80% de las peticiones de financiación de la línea ICO directo. Además, CiU propone rebajar el ratio de solvencia exigido a bancos y cajas, ya que, según la coalición nacionalista, ese límite impide que "los depósitos se transformen en créditos". En este sentido, reclamó reducir la morosidad de la Administración Pública y propuso que el sector público expida "compromisos de pago" a sus acreedores para que estos puedan acceder a financiación. Duran i Lleida aseguró que 200.000 autónomos han desaparecido durante la crisis "por culpa de la morosidad" de la Administración Pública. Zapatero, en su respuesta, detalló que se pondrá en marcha una medida para que el ICO pague directamente las deudas de ayuntamientos a proveedores, siempre y cuando el plazo del préstamo no supere los tres años ni el 25% de la participación del municipio en los tributos estatales.

En clave catalana, Duran i Lleida criticó que el Gobierno exija a la Generalitat realizar un mayor ajuste del aprobada para este año, ejercicio en que el Ejecutivo catalán ha recortado un 10% el presupuesto.

Ayuda del tesoro

Duran i Lleida sorprendió a Zapatero al reclamar que sea el Tesoro quien gestione la deuda autonómica, lo que según el líder catalán reduciría el coste financiero. Zapatero ofreció colaboración aunque advirtió que cada Administración debe responsabilizarse de su deuda.