Adiós a un maestro de economistas

Un hombre de consenso

Luis Ángel Rojo ha sido una de las figuras más relevantes de la economía española de los últimos cincuenta años. Tuve la ocasión de conocerle a través de Juan Velarde, cuando Luis Ángel era subgobernador del Banco de España y yo portavoz de la oposición.

Desde el primer momento comprendí que se trataba de un servidor público de vocación y un sabio por capacidad.

Pasaron muchas cosas en esos años. Siendo gobernador, me llamó una mañana para decirme que era necesario dar a conocer las alternativas de una oposición que un día iba a gobernar España. Para ello, me organizó un peregrinaje a los grandes centros financieros de Europa: Fráncfort, París y Londres. Siempre colocó el interés de España por encima de cualquier otra consideración. Así, fue un hombre de consenso en la Ley de Independencia del Banco de España durante el Gobierno socialista, lo mismo que una figura decisiva desde su puesto en el banco cuando nuestro país entró en el euro con el Partido Popular.

Luis Ángel Rojo fue la base del prestigio del Servicio de Estudios del Banco de España y uno de los economistas que diseñó el proceso de liberalización del 59, a través del Plan de Estabilización, germen de la España moderna.

Quiero, en este triste momento, acompañar a su familia en el dolor y compartir el orgullo de haber conocido a alguien tan eminente y tan decisivo en la transformación económica de España.

Rodrigo Rato. Presidente de Bankia