Un año después Grecia necesita más ayuda

Cronología de dos rescates griegos

El dos de mayo de 2010 Grecia se convertía en el primer Estado de la zona euro en necesitar ayuda financiera extra. Lejos de cumplirse en calendario de salvamento a tres años que fijó la UE y el FMI, hoy Grecia se asoma a un segundo rescate

Primer rescate:

Hace un año los ministros de Economía de la eurozona, el Ecofin, acordaron activar el plan de rescate de Grecia. A cambio de un severísimo plan de ajuste fiscal, Atenas va a recibir en total 110.000 millones de euros en un periodo de tres años, entre 2010 y 2012. Del total, 80.000 millones son préstamos bilaterales de los países que comparten la moneda única y el resto lo aporta el Fondo Monetario Internacional.

Predicciones de organismos internacionales:

Con el paso de los meses los indicadores de la economía griega no mejoraron. La rentabilidad exigida a los bonos helenos a 10 años desde que se activara el rescate no dejaba de aumentar. De mayo a diciembre, pasó del 8,5% al 11,2%. El nuevo año tampoco trajo buenas noticias: La deuda griega era del 150% PIB a finales de 2010, según las estimaciones de Eurostat, y FMI ponía la puntilla: seguirá aumentando este año y en 2012 alcanzará el 157,7% de su PIB, el nivel más alto de su historia reciente. Europea.

Flexibilización de los términos del primer rescate:

Los rumores sobre la incapacidad de Grecia de afrontar sus obligaciones con sus acreedores comenzaban a ganar peso en marzo y el Eurogrupo decidió suavizar las condiciones del préstamo griego. En pleno debate sobre los detalles del nuevo fondo permanente de rescate europeo, (FEEF), los líderes políticos de la eurozona rebajaron el tipo de interés a Grecia un punto porcentual hasta el 4,2 % y ampliaron el vencimiento hasta siete años y medio.

Consenso de acreedores y prestatarios:

Dos reuniones simultáneas marcaron el destino financiero de Grecia el pasado viernes. Por un lado, funcionarios de la Comisión Europea, el BCE y el FMI analizaban en Antenas la liberación de la quinta entrega del préstamo griego, prevista para el próximo mes y cifrada en 15.000 millones de euros (8.700 millones de los socios del euro y 3.300 del FMI). Por otro, el Ecofin se reunía en Bruselas para acordar un nuevo plan de rescate para Grecia y evitar así la restructuración. Grecia ya ha recibido 53.000 millones de euros de los 110.000 prometidos. Pero entre prestatarios y acreedores hay consenso: el primer plan no permitirá a medio plazo que Grecia haga frente a sus obligaciones financieras por sí misma, lo que obliga a la zona euro a ampliar sus préstamos o a prolongar la madurez.

Nuevo rescate:

La prensa alemana insinúo ayer que Grecia había solicitado su salida del euro para aumentar su capacidad de movimientos, y el presidente del Ifo alemán, Hans-Werner Sinn, alentó tal suposición. El mercado no da tregua a la economía helena. Los inversores ya exigen un 26,2% de interés por los préstamos a dos años y la rentabilidad de los bonos a 10 años alcanzó su máximo histórico la semana pasada y dobla ya a la marcada antes del rescate: 16,1%. De momento, ni abandono del euro, ni restructuración de deuda. Un nuevo plan de ayuda a Grecia que se mueve en una horquilla de 25.000 a 30.000 millones adicionales. Se extenderán además los plazos de devolución del primer paquete y se suavizará el calendario de reducción del déficit: se podría pasar desde el 15,4% en 2009 hasta el 2,6% en 2014.